martes, 23 de febrero de 2016

El Sofá del crimen

Simulando almas,
de cuerpo en cuerpo,
disfrazando abrazos,
robando besos.

La noche me desgarra
en dragón de fuego.
Buscando algo
que nunca encuentro.
De rostro en rostro,
palpando ciego.

Anhelando caricias…
Simulando sonrisas…
La noche es un escorpión rabioso
que ruge dentro

Disfrazando almas,
robando cuerpos,
simulando abrazos,
de beso en beso.

La noche es un ascua viva,
un abismo yermo
que me entrega a un ansia
que nunca encuentro.

(En Vallecas,
Lemmy Kilmister se marca un flamenquito
mientras en el sofá del crimen
una sonrisa ilumina, 
por un instante, la esperanza)

martes, 16 de febrero de 2016

Siguiendo las sendas

Callados o desbarrando,
oliendo a incienso o azufre,
místicos, macarras, profanos,
amándonos y maldiciéndonos,
tiernos, feroces, pasados,
inseparables, distantes,
brindemos juntos, bebamos
de la copa que nos brindan,
esa que llaman pecado.

Que dulce y amargo el sabor
de vida llevo en mis labios,
y en mi corazón amigo
el calor de lo sagrado.
Borracho de vida estoy
Borracho de vida danzo.
Ágil, libre, por los aires,
contigo y sin ti... yo viajo
 
José Rodríguez Escobar

lunes, 15 de febrero de 2016

Incendio

Para Antonio Parrón


El bosque fenecido
la rama ennegrecida
el color de los labios
la lluvia agradecida.

La noche sin frontera
el alba que no llega
el sabor de unos ojos
la sombra que se quema.

El rito del silencio
el pájaro que grita
el tacto de una esquina
el polvo que camina.

La tarde amanecida
el ruido de una piel
en una piedra herida
el olor en la frente.

El eterno retorno
la guarida del lobo
la tierra que se encrespa
el dolor incoloro.

Eduardo Merino
de Reunión (Ed. Vitruvio, 2014)