domingo, 10 de enero de 2016

Invierno, todavía

Las paredes refugian al jazmín
de la desnuda gelidez de enero
y trepan en la casa solitaria
la buganvilla y la hiedra en silencio.

La verdina tiñe de nostalgia
el sombrío patio que alimenta ortigas
y abandonado un rosal florece
sin notar que es invierno todavía.
 

El olvido ha tejido de tristeza
la fértil tierra que fluye equivocada
y la selva indigente de caricias
ha tapiado lentamente la ventana.


Koki Flores