viernes, 11 de marzo de 2016

Amanece

Amanece, en la ciudad.

Y mil ríos
de pequeños corazones van
del hogar a la tarea.
Los lechos aún calientes
guardan la huella de los sueños.

Amanece, y mil ríos
acuden hacia el centro,
inundan las aceras, los andenes, las autovías.
Adormilados, perezosos, se agitan
con sus pequeñas esperanzas y miedos,
envueltos en la cálida rutina

Amanece en la ciudad.
Es Madrid.
La primavera se acerca.

Un río de pequeñas vidas se desplaza,
con el recuerdo pegado a la piel,
los planes de la tarde, la preocupación por el mañana.
Los ojos despreocupados
miran otros rostros anónimos

Amanece,
es Madrid, es día once,
es marzo, la primavera
se acerca...


Ellos,
los que viven de la muerte,
los vampiros de sangre humana,
malditos sean
los que matan en nombre de Dios,
de las patrias y del pueblo
Maltidos mil veces
malditos

que la paz
nunca anide en sus corazones,
que sus almas
sean cada instante una pesadilla,
que jamás
alcancen el descanso

José Rodríguez Escobar                                                                                  

2 comentarios:

  1. Sí,José, hay que seguir escribiendo estas cosas porque nos hielan el corazón, todavía hoy. Bien escrito y bien sentido. Además de algunas poemas que he escrito sobre le 11 M, en mi último libro publicado, recientísimamente, hay un poema sobre los que matan, como tú dices, en nombre de Dios. Lo mandaré a ALAS, por si lo consideran.
    Un abrazo
    Eduardo

    ResponderEliminar
  2. Realmente interesante...
    Magistral !

    Saludos

    ResponderEliminar