martes, 16 de febrero de 2016

Siguiendo las sendas

Callados o desbarrando,
oliendo a incienso o azufre,
místicos, macarras, profanos,
amándonos y maldiciéndonos,
tiernos, feroces, pasados,
inseparables, distantes,
brindemos juntos, bebamos
de la copa que nos brindan,
esa que llaman pecado.

Que dulce y amargo el sabor
de vida llevo en mis labios,
y en mi corazón amigo
el calor de lo sagrado.
Borracho de vida estoy
Borracho de vida danzo.
Ágil, libre, por los aires,
contigo y sin ti... yo viajo
 
José Rodríguez Escobar

2 comentarios:

  1. la vida nos va marcando física y espiritualmente.
    la bebemos, hasta atragantamos con ella,pero, no importa.
    Nada tendremos que vomitar sino nos empachamos de vida.
    Unas veces dulce, otras, no tanto, vivencias y vida al fin......

    El autor vierte sus experiencias de una forma poética pero sin quitar por ello
    dureza y amargor a veces,
    otras, euforia y sueño pagano.

    M.L.F

    ResponderEliminar