lunes, 15 de febrero de 2016

Incendio

Para Antonio Parrón


El bosque fenecido
la rama ennegrecida
el color de los labios
la lluvia agradecida.

La noche sin frontera
el alba que no llega
el sabor de unos ojos
la sombra que se quema.

El rito del silencio
el pájaro que grita
el tacto de una esquina
el polvo que camina.

La tarde amanecida
el ruido de una piel
en una piedra herida
el olor en la frente.

El eterno retorno
la guarida del lobo
la tierra que se encrespa
el dolor incoloro.

Eduardo Merino
de Reunión (Ed. Vitruvio, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario