viernes, 30 de enero de 2015

Palabras


Atropelladas,
de mi boca se asoman al vacío,
sienten el vértigo
y vuelven, sin querer,
obedientes y sumisas,
a poblar mis adentros.

No daría yo por oírlas
más de lo que siento,
que a veces es nada,
que a veces es nada…

Luis Narbona

5 comentarios:

  1. Por la ilustración, infiero que el poema forma parte de un libro. Sería interesante.La muestra es magnífica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Paco. Se trata del libro de Luis Narbona. Le he dado tu correo para que se ponga en contacto contigo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Querido Luis, ganas dan de leer el libro completo. Enhorabuena. Díme, por favor, la forma de comprarlo. Alanís se mueve, poéticamente.
    Un abrazo
    Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo, te reservo un ejemplar; aunque el libro es del año pasado y éste poema no está incluido en él. A ver si nos vemos pronto.
      Un abrazo

      Eliminar