viernes, 30 de enero de 2015

Palabras


Atropelladas,
de mi boca se asoman al vacío,
sienten el vértigo
y vuelven, sin querer,
obedientes y sumisas,
a poblar mis adentros.

No daría yo por oírlas
más de lo que siento,
que a veces es nada,
que a veces es nada…

Luis Narbona

martes, 13 de enero de 2015

Soliloquio sobre la conciencia (Leyendo a Eduard Punset)

Para que ocurran actos tan inexplicables que atentan contra la vida o los intereses del prójimo, parece ser, según algunos científicos en la materia, que el inconsciente está dominando en ese momento al consciente, o lo que es igual a la conciencia. Quizás la
explicación puede estar en que el ser humano no puede elegir sus genes ni sus experiencias durante la infancia, que tanto influye en la formación de su cerebro. ¿Es el autor de una acción irresponsable, realmente culpable? No dudo que sí y que la Justicia Constitucional ha de caer sobre el ejecutor del daño, pero, ¿hasta cuando habrá de esperarse para que la Ciencia resuelva este gravísimo problema? Este modesto pensante cree que si para que se manifiesten cambios fundamentales en los seres humanos han debido de pasar miles de años, ¿llegará alguna generación futura a conocer el dominio de la conciencia sobre el subconsciente? Creo que ni el más optimista será capaz de señalar fecha para ese venturoso acontecimiento.