viernes, 3 de octubre de 2014

Querido Otoño

Entre la Giralda y la Torre del Oro amanece un sol radiante de luz otoñal. El agua de este milenario Guadalquivir ha cambiado de color, ahora es de un azulado gris que invita a soñar. Las palomas que pueblan esta vieja calle Betis, cruzan sus vuelos haciendo piruetas como felicitándose por la llegada del Otoño. El cielo es de un suave celeste incomparable. ¡Cuánto daría cualquier “guiri” del mundo por estar ahora mismo, en este privilegiado balcón en el que me encuentro! Mas yo, sempiterno Alanisense, recuerdo con superior entusiasmo el amanecer de mi pueblo siendo niño, con aquél sol que rebasando el Cerro Gallego inundaba de una luz especial ese rincón peculiar y entrañable que llamamos La Plazoleta y aquél espacio (hoy tan cambiado) de El Parral, con aquellos enormes árboles que, llegado el otoño, tintaban sus hojas con ese subyugante amarillo-oro que de forma tan genial utilizaron los inolvidables Murillo y Velázquez.
Es verdad que tú, Otoño, eres muy provocador de nostalgias y melancolías para el alma, mas el corazón poeta se inunda de sentimientos tan profundos, que necesita buscar las palabras más bellas para cantarte.
Los dos llevamos ochenta y tres años juntos, mas tú, entrañable amigo, parte imprescindible de La Naturaleza, seguirás siendo un eterno joven inspirador de musas, yo, humilde poeta, me iré en breve pero con el alma y el corazón henchidos de gozo por haber vivido tantos periodos juntos mi querido Otoño.

Federico Serradilla Spínola
Septiembre 2014

3 comentarios:

  1. Entrañable como siempre Don Federico. Junto al Embalse del Pintado estas palabras nos llegaron a través de la voz profunda de Jacinto, y senti tu abrazo y tu ser en mi memoria.Te echamos mucho de menos....pero me alegré verte asomado al balcón de esa calle Betis imaginando y pintando los ocres del otoño, los verdes del rio y el azul del cielo junto a Pepi. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué despistes profeso ya! ¡Claro, como cualquier octogenario! Posiblemente no te dí las gracias por tan bonitas palabras, como siempre GENIAL. Un fuerte abrazo.

      Eliminar