domingo, 15 de junio de 2014

Para el maestro, aprendiz de barbero y algo más...


Acero, templo, espada,
roca, viento, corazón,
delirio, sueño, pasión,
razón, silencio, alborada.
Muerte, destino, callada
respuesta, pregunta, Dios,
tú, yo, ninguno, los dos,
acaso, quizás, mañana,
luz, trasparencia, ventana,
olvido, recuerdo, adiós…


¿Cuántas vidas vive el hombre
a lo largo del camino?
¡Cuántos sueños sin destino
y sin nadie que los nombre!
¡Cuánto suspiro se esconde
tras el roce de la suerte!
¡Siempre con miedo a perderte,
siempre viviendo a escondidas…!
Se viven cientos de vidas,
 se muere solo una muerte…

Luis Narbona Niza

6 comentarios:

  1. Que sepa usted d. Federico, que no lo dejan venir por las "pechas" de tostadas con manteca enrojecida que se mete entre pecho y espalda cuando no lo ven...
    Un fuerte abrazo y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho el poema, Luis. Homenaje al maestro, bien merecido.

    ResponderEliminar
  3. Las décimas no cesan, y si son de bella factural como estas, que no cesen... Un abrazo al maestro de la foto y felicitaciones al maestro que las ha escrito.

    ResponderEliminar
  4. Federico siempre encantador, en definitiva: un niño.

    Luis, ¡qué pasión!, eso es amistad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestras cariñosas palabras hacia este personajillo, en vuestros comentarios sobra las DÉCIMAS que me dedica el ilustre sacamuelas y consumado POETA Don Luis Narbona Niza. Un fuerte abrazo. Federico "el eterno niño" .

    ResponderEliminar