viernes, 27 de junio de 2014

Palabras


Palabras
entre tú y yo
cruzando el cielo
a centenares,
como un ejercito de hace mucho tiempo
preparadas para morir
en su cruzada ...
cristalinas,
densas , pavorosas,
etéreas y cargadas de olvido..

Mis palabras , 
nacieron conmigo
y quizás cuando te vi  
te conocieron
y juraron 
que esta vez no dormirían
y saldrían a la calle exuberantes...

Palabras,
azules como un mar
que dibujan mis sueños,
que te devuelvo
con protocolo fácil
adornadas de flores y de besos.

Palabras áridas y secas,
por haber atravesado
mil desiertos
que me hieren,
que me dañan
destruyendo bajo mis pies
la hierba recien puesta....

Te envío palabras arrogantes
que cristalizan
tus dolores y reumas
y tú a cambio
mandas un regalo,
una palabra con rastro de silencio
que explota frente a mi 
como pompas de Universos;


...sé ,mi amor que iran viniendo
desde todos los lugares
a invadirnos,
nos rodearán y seremos prisioneros,
anidarán y comerán de nuestros cuerpos
y después, 
palabra tras palabra,
se irán como los ciclos y estaciones,
me dejarán tal vez, 
un dia muda,
y a ti, plantado ante la nada
           

....podremos seguir
con este juego,
sin tenerlas ya cerca, 
sin su amparo....?

....qué pasará
cuando este espacio
ya no exista,
y ...
entre nosotros 
solo quede una mirada...?


Lydia G.Miret
Marzo 2014.
 

martes, 24 de junio de 2014

Para Luis Narbona, de parte del Maestro

Olvido, recuerdos, adiós...
la vida marca su pauta
cual Hamelín con su flauta
siempre caminando en pos.
De nada que exista Dios
resistir ante lo adverso
procurando salir ileso,
transparencia en el vivir
intentando siempre cumplir
las leyes del Universo.


Se muere solo una muerte
a la que hay que aceptar
si es que supiste sembrar
morir bien será tu suerte.
Habrás de sentirte fuerte
sueños hechos realidad
siempre aumentan calidad
y compartirás conmigo:
que contar con fiel amigo
es la mayor fraternidad.


Federico Serradilla Spínola

viernes, 20 de junio de 2014

Yo canto a los poetas que cantan

Yo canto a los poetas que cantan.
A los que miran al fondo de los días
con ojos de libertad.
A los que se desvisten de falsos compromisos
y salen a la calle
dispuestos a subir al basurero de las mentiras
para desnudar las demagogias.
A los que no les importa mojarse
bajo la lluvia de las indiferencias
y descalzar sus pies
sobre la zarza de no saberse dioses.
A los que escalan la montaña de la denuncia
y gritan que ya está bien de dormideras,
de andar retrocediendo los relojes,
de hacernos comulgar con ruedas de molino,
de comprarnos con sucias alcancías.
Yo canto a los poetas que cantan.
A los que se la juegan
en territorios corruptos, de crueles dictaduras.
A los que se declaran en contra de la muerte,
y entre la muerte, la que destruye, innoble,
la más pura inocencia,
y la que llega a traición
por infames creencias e ideologías,
y la que es cómplice del desamor,
y la que se alimenta de la carroña
que el hambre, la sed y la pobreza
andan dejando tirada por el suelo...
Yo canto a los poetas que cantan.
A los que sufren la cárcel y el exilio
porque no se vendieron al poder ni al dinero.
A los que les crecieron alas
hasta llegar a orillas
donde nunca se oculta el sol.
Yo canto a los poetas que cantan.
Te canto a ti, hombre, que no te rindes,
y a ti, mujer, que no te vendes.
Os canto a todos cuantos andáis
sufriendo la tiranía de los poderosos,
arañados por las ilícitas desigualdades,
heridos por la ausencia de valores,
rotos por la inmoralidad
que no dejan de sembrarnos,
tristes por los eufemismos
que nos venden las crueles injusticias.
Yo canto a los poetas que cantan
más allá de la voz y los paisajes.
A los que andan en guerra de esperanza,
disparando a los corazones
con las armas de la palabra y la coherencia.
A los que no se doblegan
ni temen a los disfraces
con que se suelen vestir los ambiciosos.
Yo canto a los poetas que cantan.
Porque sé que si dejan de hacerlo,
si callan, habremos aniquilado el futuro;
y nuestros hijos
y los hijos de nuestros hijos
están condenados a ser esclavos:
simples engranajes de la máquina global
de una sociedad sin alma.
Yo canto a los poetas...,
a los verdaderos poetas que cantan.
Y los llamo bienaventurados
porque de ellos es el reino de ser mejores.

Ramón Molina Navarrete
mayo 2014
I Encuentro de Asociaciones Literarias de Alanís

domingo, 15 de junio de 2014

Para el maestro, aprendiz de barbero y algo más...


Acero, templo, espada,
roca, viento, corazón,
delirio, sueño, pasión,
razón, silencio, alborada.
Muerte, destino, callada
respuesta, pregunta, Dios,
tú, yo, ninguno, los dos,
acaso, quizás, mañana,
luz, trasparencia, ventana,
olvido, recuerdo, adiós…


¿Cuántas vidas vive el hombre
a lo largo del camino?
¡Cuántos sueños sin destino
y sin nadie que los nombre!
¡Cuánto suspiro se esconde
tras el roce de la suerte!
¡Siempre con miedo a perderte,
siempre viviendo a escondidas…!
Se viven cientos de vidas,
 se muere solo una muerte…

Luis Narbona Niza

Vanidades


¡Cual gritan esos malditos!
el Tenorio dijo un día
callarlos quiso en porfía
no acabando con sus gritos.
Así  todo está escrito
desde primeras cavernas
siguen las luchas  eternas
inventando vana verdad
que es la mayor falsedad
de cabezas sin lucernas.

Federico Serradilla

martes, 10 de junio de 2014

Inocencia


¡Ay! Aquél pobre  sabio
que solo se alimentaba
de las hierbas que cortaba...
tal vez, como un presagio...
¿se cumplirá el adagio
  que solo hierbas comamos?
Pena es que olvidamos
al transcurrir nuestras vidas
restaurar tantas heridas...
¡Qué pobres! ¿A dónde vamos?


Federico Serradilla

jueves, 5 de junio de 2014

Final de una tarde


Escuchando aquél tango
sentí la vida que amé
y cuanto más lo escuché
más fui perdiendo mi rango.
Después seguimos andando,
ya todo se transformaba:
la luz solar se marchaba,
se deshojaban las rosas,
volaban las mariposas,
la brisa me acariciaba.


Federico Serradilla

martes, 3 de junio de 2014

ALAS



Yo conozco unas alas que dan vida,
que nacen de la hondura de los hombres
y mujeres que sienten la belleza
y la ofrecen con alma de escritores.              

Son alas para un vuelo a todas partes.
Más allá de un sonido de relojes
Ramón Molina Navarrete
y un espacio preciso; más allá
de todas las palabras y los nombres.

Son alas para el beso y el abrazo,
para la paz del sol que no se pone.
Alas cual manantiales de esperanza
engendrando caudales de emociones.
Alas como de tinta en papel blanco.

Alas para ascender sobre los bosques,
más allá de las sombras y el destino.
Alas para el amor que no se esconde.                       
Alas para volar a la amistad
y llegar al olimpo de los dioses.
                       
Alas para sembrar eternidades.
Alas para crear los soñadores
universos de luz y de poesía.            
Alas de corazón a corazones.
Alas de libertad al infinito…
ALAS de Alanís y Sierra Norte.



Ramón Molina Navarrete
I Encuentro de Asociaciones Literarias de Alanís
Alanís, 24 de mayo de 2014