martes, 18 de febrero de 2014

Al lince viejo




Negro horizonte esperas, lince viejo,
negro y cruento tu futuro en las dehesas,
más lleno de oro como las princesas
te traen los que hacia aquí miran de lejos.

Saben del campo limpio de conejos,
que a tu pesebre faltarán las presas,
siente miedo el pastor porque regresas
y en su rebaño ve tu salmorejo.

Serán tu vana dieta gazapillos
rebeldes a la red y a la escopeta,
al virus que transmuta, a los hurones,

al zorro astuto, al fresco meloncillo…
Y hurtarás los lechales de sus tetas
y al pastor callarán con subvenciones. 

Leopoldo Espínola

2 comentarios:

  1. Buen poema y gran verdad Leo. Cuándo respetará la " especie superior" al resto de los animales de este planeta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos tienen sus plazos, hasta para organizar la naturaleza... No es el mejor momento para traer al lince otra vez a estas sierras. Espero que recapaciten y esperen tiempos mejores para todos, para el lince y para los hombres.

      Eliminar