viernes, 27 de septiembre de 2013

Luz en el pasillo

Eduardo Merino Merchán
Nuestro amigo y colaborador, el poeta madrileño Eduardo Merino Merchán, nos ha dejado esta invitación en el correo electrónico de la Asociación:

Queridos amigos y demás.

Por si os interesa y sin ningún compromiso, quiero informaros de que el día 9 de octubre, miércoles a última hora de la tarde (ya confirmaré hora) estoy invitado por el mítico y poético y musical Café Libertad 8 (C/ Libertad, nº 8) para hacer una lectura de algunos de mis poemas. Serán mantenedores del acto los poetas Paco Caro y José Luis Fernández Hernán.

Me agradaría contar con vosotros (repito, sin compromiso). Eso sí, los cafeses y las cervezas van de cuenta de cada uno.

Un abrazo y un pequeño regalo

Eduardo



Luz en el pasillo
He dejado encendidas las luces
                                                del pasillo.
No ha sido olvido ni descuido
sino prevención para que encuentres
                                                el destino.
Para que te encuentres en mí
amparo contra la soledad
que te ciega y que te cierra las puertas
                                                con pestillo.
Necesito saber que a veces vienes
y que no equivocas ni cambias
                                               el camino.
Necesito saber que ves la luz
que te enciendo en el pasillo
para que veas la estela de este amigo
                      al que aún no has perdido.

jueves, 26 de septiembre de 2013



DESPEDIDA

Llorabas,
lo vi en tus ojos.
Era una mañana sucia y gris
—la luz del cielo estaba apagada—
y tu mirada gritaba en silencio.
Me hablaste de los años vividos,
de los sueños, de la felicidad,
del olvido,
del imposible retorno…
Yo, ante el espejo,
me anudaba la corbata
y oía murmullos lejanos.
—Sólo se reflejó una sombra—
Miré el reloj,
el segundero no paraba de correr.
“Es muy tarde”, susurré
y volví la espalda.
Tú estabas allí,
de pie, como un espectro,
suspirando, aguardando…
Se te escapó un adiós.
Llorabas,
lo vi en tus ojos
y no hice nada;
solo salí, sin hacer ruido,
sin mirar atrás,
despreciando mi vida y la tuya,
huyendo del silencio
que aulló en mi interior,
del vacío que llenó mi vida.
Era una mañana sucia y gris,
lo vi en tus ojos,
llorabas…

martes, 24 de septiembre de 2013

BUSCANDO UN POEMA (DUETO)


Vuelan las palabras en mi mente
buscando un poema donde posarse.
El viento se las lleva libremente
componiendo tan sólo unas frases.
El folio está tan blanco, tan vacío,
que su impoluta palidez me asusta.
En el silencio de la noche yo confío
y rocen sus alas, en mí, las musas.

Duerme en la mesa el papel,
la pluma espera doliente.
¡Sea la musa presente,
ponga sus versos en él!
Palabras, como cincel,
graben el blanco papiro,
ganen del pecho un suspiro
jugando con el delirio
del amor y del martirio.
¡Dulces palabras que admiro!

Las palabras son saetas aceradas
que al clavarse, hirientes, te derrotan
y en asaltos vigorosos te remontan
a idílicos campos de batallas.
A veces son dulces y armoniosas,
en sonido de voces acompasadas.
Otras son duras, ardientes y osadas
y siempre vivas, fecundas y victoriosas.

¿Mas cuáles acudirán
a salvarme del vacío?
Dime cuáles, amor mío,
este papel mancharán.
Dormidas las musas están
en esos verdes laureles.
Arriben, como corceles,
raudas a mi cabeza,
arriben ya, con presteza,
toquen mis labios sus mieles.

¡Oh! Mi noble y fiel caballero
dulces palabras nos espera,
yo seré tu fiel escudero
por sus caminos y veredas.
Allí estarán esperándonos
y entre sombras, agazapadas,
con sus versos vendrán a darnos
en una agradable emboscada.

jueves, 12 de septiembre de 2013

3º Encuentro de Escritores y Artistas por Ciudad Juárez


El próximo día 28 de septiembre, a partir de las 19:00 en el Convento de San Francisco de Cazalla de la Sierra, ALAS, con la colaboración del Ayuntamiento de Cazalla, Tournature, Ánima Vitae, ADC Abejaruco, Peña Flamenca la Serrana y Universidad Emocional, organiza el 3º Encuentro de Escritores y Artistas por Ciudad Juárez. Una actividad de expresión cultural y social contra la violencia en el mundo que toma como referente la que es considerada una de las ciudades que más sufren esta lacra antihumana y antisocial del mundo: Juárez, en el estado de Chihuahua (Méjico), a unos kilómetros de la frontera con los EEUU.
Esta tercera edición se celebrará simultáneamente en más de 131 ciudades de 24 países distintos. Durante el evento se espera mantener conexión on-line con el resto de los organizadores en otros países. Podrán participar con sus lecturas de poemas y escritos todos aquellos que lo soliciten al correo alasdealanis@gmail.com, o que se inscriban al comienzo del acto en el mismo convento, en el que habrá una persona para coordinar a todos los interesados. El acto se espera que dure toda la tarde del sábado.
Esta es la convocatoria oficial de este Encuentro Mundial que tendrá en Cazalla la representación de toda la provincia de Sevilla:

jueves, 5 de septiembre de 2013

El primer hombre

Albert Camus
El mejor hombre de nuestro mundo. Rindo mi más humano y profundo homenaje a quien considero la persona más relevante que ha dado nuestro mundo en el último siglo. Un hombre que desde la pobreza pudo mirar a las estrellas con agradecimiento, con valor, con humanidad y que llenó mi espíritu y el de muchos otros, de esperanza, de rebeldía y de amor. Alguien que no se rindió nunca. ¡Nunca! Y que por ello tuvo que soportar la soledad más dura y la crítica más voraz, en una época convulsa y directa, como lo fue nuestro siglo XX.
Albert Camus está vivo en mi. Ahora, en este instante en el que todo se desmorona, su recuerdo me ayuda a mantener el rumbo. Sí, él me enseñó a confiar en las personas y yo necesito confiar en aquellos con los que vivo, los que tengo más cerca, porque seremos
nosotros los que saldremos de las dificultades. Somos parte de la solución. Camus es el referente moral de una sociedad que se construyó desde las ruinas, respetuoso con los adversarios, cercano y verdadero. Alguien que escribe para el mundo sin temor, con la fuerza de los que se sienten libres y no regala nada complaciente, sino constructivo. Pero vivimos en un mundo donde las críticas son mayores que las ideas para aportar. El dolor colectivo es más grande que la esperanza para combatirlo. Por eso es importante que los que puedan dar su voz la alcen entre las brumas y nos recuerden que todo depende de nosotros, porque esto no ha acabado. Nada está perdido.
Necesitamos a Camus, necesitamos a muchos Camus en nuestro país, porque las personas necesitamos de aquellos que sean capaces de aportar alternativas, de propiciar posibilidades, de brindar ideas revolucionarias, distintas, creativas. Todo lo demás no nos ayudará.
Me sorprende el enorme silencio que hay sobre este hombre único. Ni siquiera en Francia, su vida, lo reivindica ahora, el año de su centenario, cuando es el hombre que más ha hecho por Europa, construyendo puentes de pensamiento cuando todos estaban impregnados de odio y de miseria. Su valor intelectual, humanista y social es imprescindible para abordar los retos que tenemos por delante. Todo político debería leer El primer hombre, para recordarse que la totalidad de cuanto hacemos tiene por destino la vida. Salir al mundo para combatir por los que menos tienen, por los que más necesitan, sin doblegarnos a esa fuerza invisible que arrolla a los que tratan de mantener sus sueños.
Bancos y financieros, partidos políticos, mercaderes de almas: sabed que no todos se han rendido. Los estudiantes que engañados han tenido que abandonar sus carreras universitarias; los desahuciados que dejan sus casas para que estas se pudran cerradas o sean vendidas por sus bancos a cambio de casi nada; los que no pueden llegar a final de mes con dignidad; los enfermos y dependientes, solos, más solos que nunca; los jubilados que soportan el peso de las familias más jóvenes; los periodistas que luchan por la libertad de informar y de opinar a pesar de todas las mordazas; los políticos de verdad que sufren la presión de los partidos para que nada cambie; los jóvenes que ayudan con lo único que tienen, su vida; los padres y los hijos comprensivos, que aguantan, que soportan vivir con lo mínimo, pero que aún conservan el amor; los espíritus indomables que hacen suyo el dolor de otros… todos los que creen que esta vida puede ser distinta, si alzaran su voz solo un poco, su eco llegaría hasta el último rincón de la Tierra. Nada tendría más fuerza que la palabra de los que sufren, los dueños del mundo.
No quiero más político vacío, ni ejecutivo agresivo y ganador, no quiero mentiras y que nadie me diga que todo es complejo, que habrá que soportar más dolor, lo que quiero es ver que mi mundo sigue latiendo, sentir cerca a esos muchos que se baten hasta el final por los demás, desde sus trabajos, desde las aulas de la universidad, desde los colegios de los más niños, desde cualquier lugar. Ser parte de los que esos creen perdedores es lo mejor a lo que puedo aspirar, porque solo a ellos cabe agradecer el placer de esta vida, aun cuando todo se desmorona, pero viviendo, con dignidad.
Esta es una lucha de vida y necesitamos una economía de vida, una educación de vida, una política de vida. Los quincemayistas nos recordaron que esta lucha está en nosotros y por eso creo que esta crisis debe mostrarnos el camino por el que no volvamos a transitar nunca. Una gobernanza firme, decidida, de personas buenas, que no teman el descrédito de los poderosos, de los poderes invisibles, que devuelva al pueblo lo que es del pueblo: la dignidad.
Albert Camus antepuso su madre a cualquier idea o lucha justa. Yo pongo a mi madre por encima de todo cuanto hay en este mundo hostil que busca el premio fácil, amigo de la codicia.

Paco Pérez Valencia
Director Ejecutivo de La Universidad Emocional

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Inventario



Allá arriba, en ese cielo que me espera,
hay una silla de enea con un cojín en el respaldo;
-ya sabéis, a cierta edad la espalda…-
Junto a la silla, una mesa camilla redonda y coqueta,
con sus enagüillas con volantes
y su pañito bordado bajo el cristal.
El brasero de cisco para los largos días del invierno
y una badila de hierro para remover las ascuas
y hacer brillar el picón enardecido.
Encima de la mesa papel y pluma
y un tintero redondo donde mojar despacio, ya sin prisas,
con toda una eternidad por delante.
Una papelera acogerá los sueños fallidos,
como bolas de cristal arrugadas,
donde cada frase será corregida un millón de veces.
No habrá faltas de ortografía,
porque el diccionario, solemne y desgastado,
estará siempre al quite
 y las soñadoras palabras preñarán las inmaculadas hojas,
con renglones rectilíneos de perfecta textura
y con esas letras de caligrafía que de niño aprendí
y que jamás volví a escribir.
Habrá un gran ventanal por donde veré pasar las nubes
y ese cielo mutante, que cambiará de color
al socaire de cada estación y al dictado
del ánimo de mi espíritu.
Habrá árboles y pájaros y hojas que caerán
y lluvias y tempestades y puestas de sol
que me deslumbrarán con su colorido.
Y en otra esquina de la estancia, una chimenea
con su hogar siempre encendido,
donde un fuego que no quema, crepitará
lanzando suspiros al aire y dibujando en mi retina
figuras y arabescos prodigiosos.
Frente a él, una mecedora quieta y gracil,
esperará que me siente y sueñe, con la mirada perdida
mas allá de las encarnadas llamas.
Desde allí oiré a los niños jugando en mi imaginario jardín
y aunque pasen los años, siempre serán mis niños.
Y llegará hasta mi el rumor de las olas del mar,
que vuelven una y otra vez;
y el aroma de un buen café que sube en la cocina;
y sentiré llegar los pasos quedos de mi amada,
que susurrará en mi oído un te quiero.
 Yo asentiré con la cabeza y con la taza en la mano
beberé despacio, saboreando, deleitando mis sentidos 
y mi recuerdo ausente.
En las estanterías, ordenados y expectantes,
me estarán esperando todos los libros que son,
porque allí estarán todos los que fueron sueño en mi memoria.
Y mi reloj de largas horas no descontará más
los latidos de mi vida,
porque ya mi vida será paraíso.
Y soñaré por fin, con la felicidad pactada,
esa que durante los largos años del adiós,
dejamos olvidada en el rincón más recóndito de nuestro corazón.