viernes, 29 de marzo de 2013

Nuestros Mayores.




Gregoria dice que quiere morirse, ya no hace falta en este mundo.

En el mes de abril cumple 90 años, se mira al espejo y dice que sus pechos son algodones caídos, que sus manos son brotes de un árbol rugoso y su joroba, poco a poco le recuerda que mirar hacia arriba le resultará imposible. Se enfada y tira lo que tiene en la mano, no quiere vivir así.
Tranquila Gregoria, le digo; que está usted muy bien y no tiene nada grave. No se enfade.
Pero Gregoria responde con una mirada de _tú no entiendes_, me callo y me dice anda, dame ese masajito en los pies, y se echa a llorar, otras rie, de desconcierto.
Llora dentro de la ducha, mientras la espero sentada en el banquito del cuarto de baño, llora como una niña pequeña y me pregunta qué será de ella cuando esté peor.
No diga usted eso, Gregoria, usted no está sola.
Pero miro su mirada, está perdida en el tiempo; imagino que recuerda, que a su edad, el árbol, deja sus raíces poco a poco.
Cuando me dice (tú que entiendes), es verdad. Al menos, si llego a los setenta, puedo saber más cosas. Y tengo miedo, como ella. Mucho miedo.
Gregoria habla del poco dinero que tiene, dice que los ladrones que salen en la tele, no le ayudan.
Gregoria, es que son ladrones, no pueden ayudarle, no saben que usted no tiene dinero para el mes, y que tiene que contar los días con un cuentagotas.
Me voy y se queda sola.

Mañana nos vemos Gregoria, que pase buenas noches.
Ella sonríe un poco y me mira, nunca me da las gracias; pero me quedo helada cuando me dice: perdona.
No quiero que ella me note el nudo en la garganta, me demuestro siempre alegre. No tengo nada que perdonarle, pero me deja pensativa, sabiendo que al día siguiente volveremos a vernos, como siempre, cara a cara, con la vida.


Con cariño, Lou.

sábado, 23 de marzo de 2013

El cojín


          
Dignificó  tu  sillón  desvencijado
y  cobijó tu  cuerpo  cansado
cuando  el  sopor  domina  la  mente
y   las  moscas  aparecen.

Mientras, tus  nietos  inquietos
entre  risas, bromas  y  juegos
entran  y  salen,
aparecen  y  desaparecen
disfrutando  de aquel  paraíso
que  eterno  les  parece.

Pasaron  los  años.
Hoy  el  cojín   embellece  mi  estancia
sin  saber  el  valor  que  entraña:
el  valor  de  lo  que  eterno  vuelve
imponiéndose  al  tiempo, modas  y  dueños.

Mi  mente  cansada  en  él  busca  asilo.
Lo  mira, lo  acaricia
y  recupera  la  compañía  que  me  robó  tu  ausencia
convirtiéndose  en  puente  que  enlaza.

        
   Mª Isabel García Nisa (Febrero-2.013)

domingo, 17 de marzo de 2013

Crónica del Pregón de la Semana Santa de Alanís 2013



Pasan veinte minutos de las ocho de la tarde. El pregonero se levanta, nervioso y se dirige a las escalinatas del altar mayor. El retablo, como siempre, imponente, flanqueado por los estandartes de las hermandades. Lleva en sus manos unas pastas color burdeos con letras doradas donde se lee: ” Pregón de la Semana Santa de Alanís”. Se coloca ante el atril y su figura, alta y míncea, destaca sobremanera en el escenario. Bebe un sorbo de agua y mira la nave principal de la Seo. Pleno. La Iglesia se ha llenado. Al fondo la banda de música que, tras afinar, ya ha comenzado su actuación. Han sonado las notas de Amargura y tras la escueta presentación, Esperanza Coronada. Espléndido. Segundos interminables y de pronto una voz joven, rotunda, acompañada de una gran sonrisa, rompe el denso silencio de la nave y loa a su pueblo. Versos sentidos que se derraman e inundan la estancia y que al terminar, arrancan la primera ovación de la noche. Vuelve a beber. Se ha quitado un peso de encima y parece levitar sobre el atril. Sus manos aún tiemblan. Es la emoción. Ahora sus palabras fluyen más calmadas. Nos relata el momento de aceptar el reto que ahora afronta. Saluda con corrección a los presentes, párroco, autoridades, hermandades, familia, amigos y vecinos. Turno para adentrarse en sus recuerdos de infancia, para tocar la fibra sensible de los que oímos y nos ponemos en su piel. Y luego sus experiencias, su caminar tras los pasos, sus vivencias con sus amigos de esa banda de música que le acompaña, sus sentimientos íntimos que se desbordan en los siete días que se esperan todo un año. Su autocrítica a las dudas de la fe en forma de costal y trabajadera. “ Ser costalero no es solo cosa de jóvenes”. El tiempo pasa raudo. Un recuerdo y mención para sus amigos que han venido a acompañarlo. Sus palabras que se ensalzan y se pausan, intentando dominar los tiempos, intentando mantener la expectación. Conseguido.  El pregón no es largo, pero si intenso. Llega el final. Una profunda respiración, casi un suspiro. El público aplaude de pie. Trabajo finalizado. Relajación. Sonrisa. Profunda satisfacción. Deber cumplido. Ya nada puede estropear tu noche. Felicitaciones y recuerdos. Un ramo de frescas flores. Una placa que guardarás para siempre. Un pergamino para tu mesa de despacho que nunca olvidarás. Regalas las tapas del pregón al consejo de hermandades para próximos pregoneros. Tradición que crece y se perfecciona.¡ Tanto por hacer ¡ El tiempo ha pasado volando. Buena señal. La banda toca los himnos. Son las nueve. ¡Cuántas cosas se pueden hacer en una hora!

Luis Narbona Niza. Marzo de 2013.

martes, 12 de marzo de 2013

Alicia López Tarrida presentará su novela en San Nicolás del Puerto y en Guadalcanal de la mano de ALAS



El próximo 19 de abril, a las 7:30 de la tarde en la Casa de la Cultura de San Nicolás del Puerto y, dos días después, el 21 a las 13:30 en la de Guadalcanal, de la mano de ALAS y con la colaboración de ambos Ayuntamientos, la escritora Alicia López Tarrida, presentará su novela "¿Cómo empezar? Hay un camino interior...".

Una historia de superación…
Tras quince años de maltrato psicológico la protagonista de la historia queda sumida en las consecuencias de una separación conflictiva.
Perseguida y acosada por anónimos en la web en la que escribe, recibe una demanda de custodia sobre sus hijos que trastornará sus cimientos más profundos.
En este proceso de ruptura con sus propias creencias descubrirá sus herramientas interiores con las que habrá de recuperar el poder de la Diosa que habita en todas las mujeres, salvando misiones que se desarrollan en el Plano Astral, allá donde sus guías marcarán las pautas de supervivencia, que la convertirán poco a poco en una guerrera de potencial incalculable, en una mujer… libre.

domingo, 10 de marzo de 2013

Namasté



Namasté es una palabra hindú que se utiliza como saludo y despedida, acompañado normalmente de la inclinación de la cabeza hacia adelante con las palmas de las manos juntas a la altura del pecho. El significado literal de namaste: “Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno”

Magia, pura magia. Esa es la palabra para describir la presentación de la novela “¿Cómo empezar? Hay un camino interior…” de Alicia López Tarrida. Una mancha. La escasez de público, nada extraño por desgracia, tratándose de Alanís y la literatura.
Pero lo que se perdieron las personas que no asistieron, o dicho de otro modo, lo que ganamos los que asistimos fue un estupendo viaje al interior de nuestros corazones, un acercamiento a nuestras almas, tan desconocidas para algunos, guiados por el cálido espíritu de Alicia. Una comunión cuerpo y alma que se reflejó en la emotividad que, difícil de contener, brotó como agua de mar junto a algunas miradas; y en otras, a duras penas, solo aguantó enrojeciendo levemente el cristalino.
Presentó gratamente a Alicia, Federico Serradilla tras unas palabras de agradecimiento del Alcalde de Alanís. Después, un portátil, un proyector, una pantalla, unos altavoces improvisados y una flor mágica, fueron el viento suficiente para que leváramos anclas. Poco a poco, el velero de nuestra amiga de Arahal nos fue llevando a alta mar, donde no se toca pie. Allí, como la brisa, su suave y andaluza voz, nos sumergió en la profundidad del espíritu humano capaz de tantas cosas, y por qué no, también de sanar las cicatrices del amor. Ese amor que lejos de perdurar en el tiempo y engrandecer las relaciones, se transforma con el tiempo en acoso verbal y destrucción contra el corazón más frágil.
Mi soldado: decía -así llama ella a su libro-, muestra una puerta no desconocida a los que se han sentido alguna vez cercanos a Jesús de Nazaret, para escapar a estos asedios que deshumanizan nuestra especie: El perdón, pero un perdón sin rencor y sin olvido.
Como la madre que saca a pasear a sus hijos por un bosque con riachuelo en pleno mes de mayo, nos fue descubriendo una a una las ilustraciones del libro, su significado, cantamos libres, escuchamos música de hadas, nos descubrió el reiki, nos sentimos seguros…
Pronto terminó el paseo, aunque ya eran pasadas las nueve de la noche, hasta el Alcalde llegó tarde al siguiente acto de su agenda. Creo que muchos nos quedamos con ganas de más. Recomiendo su libro, recomiendo escucharla, recomiendo seguirla. Gracias Alicia, Namasté.

Leopoldo Espínola, marzo 2013



Un sábado especial


Ayer fue un sábado especial. Como en días anteriores, el sol brillaba por su ausencia y la lluvia nos regaba en abundancia desde un cielo gris e invernal. Por la mañana, nuestro grupo Alas tenía previsto celebrar el II café tertulia en la sede de nuestra asociación, sita en el centro cívico Juan de Castellanos y por la tarde, la presentación de un libro en nuestro ayuntamiento a cargo de la escritora Alicia López Tarrida, aprovechando las celebraciones del día de la mujer. La tertulia mañanera fue, como en la anterior edición, animada y productiva. Los allí presentes, Sonia, Leo, Federico, Antonio y yo mismo, nos vimos acompañados gratamente por Alicia, Carmen, Estrella, Jose Antonio, Vicente y los dos simpáticos hijos de Carmen. Y como siempre, hablamos de lo divino y de lo humano, cada uno con su particular punto de vista e intentando aprovechar al máximo las experiencias ajenas que, como no puede ser de otra manera, es la única forma de enriquecerse y crecer intelectualmente hablando. Todo ello aderezado por un buen cafe, unos churros y un bizcocho exquisito que Sonia nos había preparado. La mejor forma de definir la mañana es que el tiempo se pasó volando, cosa que suele ocurrir cuando la compañía es grata. Y por la tarde, a pesar de que la asistencia fue algo pírrica, (¿donde estaban las asociaciones de nuestra localidad y esas mujeres que el día anterior celebraban su día con tanto ímpetu y afán?) Alicia nos deleitó con una magnífica presentación de su libro "¿Cómo empezar? Hay un camino interior..." El libro, que trata de una historia de maltrato y liberación, era un vehículo ideal para reivindicar ese lado especial y femenino de las cosas. Pero.... somos como somos y lo que somos. No hay más. Un pena, porque los que allí nos congregamos, estuvimos durante unos minutos sumergidos en el mundo mágico y espiritual de la autora. ¿O fueron horas? También aquello se pasó volando. ¿Que más os puedo decir? Una experiencia enriquecedora de verdad vengas de donde vengas y vayas donde vayas. Claro está que todo lo negativo tiene su lado positivo y en este caso, lo positivo fue el tiempo que pudimos departir con Alicia y su séquito y el ambiente familiar y de amistad que allí existió. En alguna ocasión me he atrevido a hablar de almas gemelas que sin saber por qué conectan. Solo puedo daos desde aquí las gracias por compartir con nosotros vuestros sueños. Hasta siempre.

Luis Narbona, marzo 2013

viernes, 8 de marzo de 2013

El regreso de Juan de Castellanos


Escultura de Juan de Castellanos

Esta tarde, representantes de varias asociaciones culturales de Alanís hemos mantenido una reunión con el Alcalde a título de un email recibido en el Ayuntamiento desde la ciudad de Tunja, nada más y nada menos que desde la Fundación Universitaria Juan de Castellanos. En este correo se informa al consistorio de que una representación de dicha Universidad visitará Alanís, encabezada por su Rector, el Padre Luis Enrique Pérez Ojeda, el día 6 de abril próximo.
Juan de Castellanos regresa a su pueblo. Si apenas conocemos datos de sus niñez entre nuestras sierras, sí sabemos que aquel tiempo y lo que aprendió en él fue determinante para su vida y para que hoy conozcamos muchos y mejores detalles de cómo se gestó una buena parte de la Conquista del Nuevo Mundo. Un Nuevo Mundo en el que le sobrevino la eclosión de sus valores humanos, de su fe y de su sabiduría, en buena parte detonada por los hechos que vivió, y que él mismo relata en los más de 113000 versos de sus Elegías de Varones Ilustres. Y si allá fue la eclosión, entre Alanís y Sevilla se fecundó ese germen milagroso, mezcla de religión y de cultura, que influiría en su manera de ver las cosas y en las tomas de decisiones a las que se enfrentaría después en la vida.
Hoy, aquellos cimientos en Tunja, convertidos en toda una institución internacional, social y educativa, viajan a Sevilla, a Alanís, en busca de la memoria de su pueblo natal… Cuatrocientos setenta y cuatro años después, su legado al otro lado del mar regresa a Alanís. Recibámoslo como es debido.

Leopoldo Espínola

miércoles, 6 de marzo de 2013

Lluvia del ayer



Llueve en el ayer de la memoria.
Golpean las gotas un pretil
lejano y ausente.
El largo pasillo, frío y desangelado,
condensa la brisa del olvido.
Tarde gris, lenta e infinita,
suspendida de unas horas que no pasan.
Un libro y yo
y un cuaderno garabateado y sucio.
Unos dedos que juegan
solos con el lápiz
y un sueño de volar
que crece y crece…
Pero el alma está anclada
a ese reloj que no marca las horas,
a esa tierra hecha solo de raíces.
Llueve en mi memoria
y la tarde se hace larga,
como entonces,
cuando sentado en mi pupitre,
transido de melancolía,
jugaba a ser un sueño
donde no existía el despertar.


Luis Narbona Niza.  Marzo 2013

martes, 5 de marzo de 2013

II Café Tertulia de ALAS



Llega el II Café Tertulia de ALAS. El próximo sábado 9 de marzo, si nada ni nadie lo impide, celebraremos a las 10:30 de la mañana, en la Sede Social de ALAS del CCJC este segundo encuentro de soci@s, escritor@s, poetas, lector@s, investigador@s, pintor@s..., todos vecinos o cercanos a nuestra comarca, alrededor de la poesía, de las historias, de las opiniones, de las reflexiones, de un café calentito, churros, pasteles.... guinda. Pero además y en esta ocasión contaremos con la presencia de la escritora Alicia López Tarrida que venía para presentar su novela el sábado por la tarde, pero ha querido adelantar su viaje para estar en la reunión matinal de esta asociación y compartir con nosotros sus opiniones y sus vivencias cerca del mundo de las letras.
Todos y todas aquellas que quieran asistir, pueden hacerlo, siempre sobra café para una taza más.

lunes, 4 de marzo de 2013

Resumen de la II Noche Lírica Cofrade de Guadalcanal


La escasez de público no deslució el acto que el pasado sábado celebramos en Guadalcanal con motivo de la II Noche Lírica Cofrade. Con gran honor para mí, acompañé a las grandes voces de la poesía de Guadalcanal. Abrieron el acto, tras la presentación por parte de la Concejal de Cultura Cloti Sánchez, las jovenes ganadoras de los I Premios de Poesía Cofrade. Después Lola Fraco continuó con poemas de Gabriel y Galán; Juan Pablo Uceda, que arrancó las lágrimas de los asistentes con su emocionante intervención; el joven Sergio Gordón, una de las prometedoras plumas guadalcanalenses; Koqui Flores que nos puso los bellos de punta con sus mágníficos poemas y la cantante emeritense Rosario Abelaira, que acompañada a la guitarra por su hijo, nos dejó dos perlas de su buen hacer en el mundo de la copla. Para poner música a los poemas, estuvo a la guitarra el Alcalde de Guadalcanal, Jesús Manuel Martínez
En este enlace están algunos de los VIDEOS de la actuación de aquella noche.
Este es uno de los mágnificos poemas de Koqui Flores, que ella misma se encargó de recitar.

OTRA VEZ

Otra vez esta el campo
verdeando de contento,
el tilo esta blanqueado
el almendro amarillento.

Otra vez de savia nueva
se inflaman bravías higueras,
otra vez vuelve a parir
la esperada primavera.

Otra vez las hermandades
y las misas de quinario,
y el toque prendido al aire
del cansado campanario.

Otra vez vuelve el pregón
a elevar los pensamientos,
y en los costales un Cristo
por las manos de sarmiento.

Otra vez los capirotes,
y los trajes nazarenos,
la faja, las espaldeñas,
y los costaleros buenos.

Otra vez se amalgama
el tambor y la corneta,
y una voz se hace queja
entonando una saeta.

Otra vez flores de cera,
gladiolos, lirios, claveles,
y un sentimiento encontrado
en el rezo de los fieles.

Otra vez vuelve el cordero
a entregarse al matadero,
látigos, sangre, dolor
clavo, martillo, madero.

Otra vez un hombre bueno
se entrega por puro amor,
otra vez la humanidad
vuelve a clavar al Señor.

Koqui Flores, febrero 2013

Leopoldo Espínola, marzo 2013

viernes, 1 de marzo de 2013

El Manantial de San Nicolás



Hace unos días visité el bonito pueblo de San Nicolás del Puerto, asentado en un punto hermoso y estratégico de los muchos eslabones de Sierra Morena. Hacía muchos años que venía pasando por él pero sin adentrarme por sus pequeñas y preciosas calles formadas por casas de una arquitectura muy propia de la zona y, eso sí, respetando sus propietarios el mantenimiento de su blancor, hasta el punto que al mirar una fachada donde daba de lleno el sol, en una bocanada entre nubes, hube de apartar la mirada, no podía soportar tan refulgente luz, tan blanca y pura como "Sierra Nevada"
Además del placer de gozar de su clima, de su arboleda,  sus aguas y su ruralidad asentada en ese puerto serrano y maravilloso, nos llevaba la idea de comprar carnes y chacinas, acción que mi hijo si suele ejecutar con cierta frecuencia. A espalda de su bonita torre-iglesia esta ubicada la fábrica de embutidos "El manantial", donde compramos  variados y exquisitos productos. En cuanto a la atención personal que nos prestó la señora Carolina, que regenta el negocio, dio lugar a que fijara en mi mente el sencillo poema que al final transcribo, dando cumplimiento a mi promesa de remitírselo por email y que, además, lo publicaría en la ya prestigiosa Asociación Literaria ALAS de Alanís y Sierra Norte.                                                                               

La señora Carolina
en San Nicolás del Puerto,
atiende de forma fina
cuando llegamos dispuestos
a comprar unas chacinas.
Un singular matadero
en un pueblo pequeñito
donde todo es placentero
y te lo venden bonito.
Unas chuletas muy ricas
más un hermoso jamón,
chorizo dulce y de pica
morcilla y buen morcón.
Carne fresca y jugosa
de la matanza reciente
de un sustancioso cerdo
que casi estaba presente.
Esta compra fue tan fiel
y tan contento me puse,
que me borró "toa la hiel"
que la gran ciudad produce.
Prometo que volveré
por esas bellas colinas
y chacinas compraré
a la simpar Carolina.

               Federico Serradilla Spínola
                              Enero, 2013