lunes, 3 de junio de 2013

Meaditas a 0,20 ctmos.euro (33`33.-pesetas)

"Osú ¿a dónde vamos a llegar?...esto ya es pasarse” decía una señora al llegar al servicio del restaurante de la cafetería de la Estación de Autobuses de Plaza de Armas,“treinta y pico de pesetas por hacer pipí”. “Esto es el colmo, casi cuarenta pesetas echá una meada”, decía un caballero, con cierto buen humor.

Cuando empezaron mis viajes a Alanís -ya va para dos años- con motivo de la instalación de la Escuela de Arte, al acercarme a estos servicios, tan imprescindibles por cierto, no existían comentarios pues estaban limpios y de fácil acceso, mas unos meses después, instauraron en la puerta, tanto en el de señora como el de caballeros, el “aparatito” con su ranura para tragarse los dichosos veinte céntimos. Es cierto que existen otros servicios gratuitos en dicha estación solo para el “pipí” pues si la necesidad es mayor
, usease; “cagar” también hay que pagar. Si utilizas el que está a la entrada de este organismo de transporte, desde las tazas recipientes del inevitable líquido, hasta la salida, se forma un verdadero charco de orines, por lo que si llevas un par de bolsos de viaje, no se pueden depositar en el suelo mientras te “buscas” y pones “tu aparato” en la forma adecuada para desalojar. Consecuencia; que al utilizar solo una mano, pues la otra es para los bolsos, terminas echo un asco. Y si utilizas el servicio que está en el mismo andén ya es el colmo, el olor es insoportable además de los problemas narrados para el anterior. El abandono de la autoridad competente es total, pero ¿Qué pasa con los usuarios? La falta de cuidado y esmero en su uso deja mucho que desear y en lo que todos coincidimos es en eso, protestar insitu y más bien haciendo chistes, de ahí el título de este comentario.

La verdad es que ignoro si a alguien ya se le ocurrió hacer una protesta formal sobre el tema y recibió la callada por respuesta, que es lo normal de la autoridad competente. Lógicamente el que suscribe puso su remedio, ante tal desastre de servicios, ¡hala, a pagar por la meada! Pero que no presuma algún día el político de turno, que los servicios de la Estación de Autobuses de la Plaza de Armas, son limpios y gratuitos.
Oda a un retrete

¡Oh! recinto sucio e inmundo
con lagunas de orines por tu suelo
que obligado yo circundo
hasta llegar a la taza, mi consuelo.
Tu olor nauseabundo y penetrante
hiere mi mente y mis entrañas
pobre peregrino caminante
que llegue a ti de las españas.
Sin duda entonará por el mundo
lo que se encontró en Sevilla
y seguirá repitiendo iracundo...
¡Pardiez! ¿esta es su famosa maravilla?


Bueno disculpen ustedes, el tema no es bonito pero mientras llegaba el autobús de Alanís ( luminoso pueblo, que este sí que es bonito) en algo tenía que entretenerme. Gracias.

Federico Serradilla Spínola
mayo 2013

2 comentarios:

  1. Señor, Mark de Zabaleta: Muchas gracias por sus alentadoras palabras. Si escribe me gustaría mucho leerle. Saludos. Federico Serradilla Spínola

    ResponderEliminar