miércoles, 26 de junio de 2013

Caminito de “La Guarde”



Una bufanda naranja
acariciando tu cuello,
y en tu melena dorada,
azul claro, como el cielo,
un suave gorro de lana.

Dos manoplas amarillas
abrigándote las alas.
Tu nariz y tus mejillas,
de invierno, van coloradas
como tres amapolillas
que crecieran abrazadas
en pleno mes de febrero
en el trigal de tu cara:
primaverilla de besos
que a mayo no se esperara.

Como una inquieta avecilla,
por la calle adoquinada,
tus pasos con dos botitas
de borreguito forradas,
te llevan acera arriba,
alegre, cada mañana,
caminito de “La Guarde”
con tu sonrisa en la cara,
absorbiendo cada instante
que la niñez te depara.

Y por tu dulce boquita,
precoces ya las palabras,
entonando cancioncillas, 
preguntando lo que pasa.

Que viene un coche: “¡Te pilla!”
Tu boca habla que habla,
que si "¡una caca de perro!,
¡mira!, ¡no hay que pisarla!”;
que si "¡ahora salgo corriendo,
no, papi, no, primero Alba!”.

Y con andares de ardilla
corriendo me sobrepasas,
y alcanzas veloz la esquina
que de mis ojos te aparta,
igual que lo hará la vida.

Y al galope, como el tiempo,
como los años se pasan,
transitarás los inviernos,
y a “La Guarde” de tu infancia
te llevarán mis recuerdos.

Leopoldo Espínola, junio 2013

6 comentarios:

  1. Alba de luna,
    ojos de plato, sonrisa de nácar.
    Nombre de hada,despierta y vivaracha
    refugio de un arrebato...

    Namasté señor poeta, por tan preciado tesoro...

    ResponderEliminar
  2. Hermoso poema Leo, muy hermoso.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdes. Se te echa de menos por los lares de ALAS... Besos también.

      Eliminar
  3. ¡Delicioso y de sublime ternura!
    Gracias por el regalo.

    ResponderEliminar
  4. Con retraso pues ya sabes los problemas de enfermedad que he venido padeciendo desde junio y no estaba para nada. Un poema que solo puede escribir un padre desde el corazón y si es poeta. Llegará un día la vejez de nuestra PRECIOSA ALBA y seguirá releyendo esta composición que será uno de los grandes recuerdos de su padre. Ya sabéis que la quiero desde el momento de nacer y que ahora me tiene cautivado. Enhorabuena, nieto de MI MAESTRO. Un fuerte abrazo. Fede

    ResponderEliminar