miércoles, 26 de junio de 2013

Caminito de “La Guarde”



Una bufanda naranja
acariciando tu cuello,
y en tu melena dorada,
azul claro, como el cielo,
un suave gorro de lana.

Dos manoplas amarillas
abrigándote las alas.
Tu nariz y tus mejillas,
de invierno, van coloradas
como tres amapolillas
que crecieran abrazadas
en pleno mes de febrero
en el trigal de tu cara:
primaverilla de besos
que a mayo no se esperara.

Como una inquieta avecilla,
por la calle adoquinada,
tus pasos con dos botitas
de borreguito forradas,
te llevan acera arriba,
alegre, cada mañana,
caminito de “La Guarde”
con tu sonrisa en la cara,
absorbiendo cada instante
que la niñez te depara.

Y por tu dulce boquita,
precoces ya las palabras,
entonando cancioncillas, 
preguntando lo que pasa.

Que viene un coche: “¡Te pilla!”
Tu boca habla que habla,
que si "¡una caca de perro!,
¡mira!, ¡no hay que pisarla!”;
que si "¡ahora salgo corriendo,
no, papi, no, primero Alba!”.

Y con andares de ardilla
corriendo me sobrepasas,
y alcanzas veloz la esquina
que de mis ojos te aparta,
igual que lo hará la vida.

Y al galope, como el tiempo,
como los años se pasan,
transitarás los inviernos,
y a “La Guarde” de tu infancia
te llevarán mis recuerdos.

Leopoldo Espínola, junio 2013

lunes, 3 de junio de 2013

Meaditas a 0,20 ctmos.euro (33`33.-pesetas)

"Osú ¿a dónde vamos a llegar?...esto ya es pasarse” decía una señora al llegar al servicio del restaurante de la cafetería de la Estación de Autobuses de Plaza de Armas,“treinta y pico de pesetas por hacer pipí”. “Esto es el colmo, casi cuarenta pesetas echá una meada”, decía un caballero, con cierto buen humor.

Cuando empezaron mis viajes a Alanís -ya va para dos años- con motivo de la instalación de la Escuela de Arte, al acercarme a estos servicios, tan imprescindibles por cierto, no existían comentarios pues estaban limpios y de fácil acceso, mas unos meses después, instauraron en la puerta, tanto en el de señora como el de caballeros, el “aparatito” con su ranura para tragarse los dichosos veinte céntimos. Es cierto que existen otros servicios gratuitos en dicha estación solo para el “pipí” pues si la necesidad es mayor