lunes, 29 de abril de 2013

Deseos



Obedecer a impulsos de virtud.
Ceder a impulsos del amor.
Sentir, por sensible, una aptitud.
Revivir de mi niñez el candor.

Ahora, en esta atalaya,
a la que suben los años,
quisiera decir; ¡ay, malhaya,
aprender por desengaños!

Reposar en  sol naciente
con brisas del nuevo día.
Apartar lo incoherente
y terminar la porfía.

Y allí, tras la raya del horizonte,
convertido en fiel vigía
esperando leyes, cual un Arconte
y soñando con tu luz, ¡Andalucía!


Federico Serradilla Spínola
2013

4 comentarios:

  1. Siempre admiraré a los que son poetas en esencia...

    ¿Nace o se hace uno poeta?

    Desde la humildad, creo que el don procede de la esencia, y desde ella mi admiración Federico...

    Te eché de menos días atrás... pero de alguna forma tu esencia viajaba por donde nosotros.

    Siempre brillante...vibrante... Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Y ahora que veo los títulos... Deseos... Deseos en papel (escrito de hace varios días), me pregunto qué clase de conexión nos une por efecto de unas Montañas Azules... jajajaj!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS por tus preciosas palabras hacia este personajillo. Pues nada que... ¡nuestros corazones son azules también! Sólo enrojece cuando lo hieren. Besitos.¡¡¡CUÍDATE!!! NAMASTE.

      Eliminar