domingo, 21 de abril de 2013

Antonio Fontán Pérez

ANTONIO  FONTÁN  PÉREZ (15-Octubre-1.923/14-Enero-2.010)


   Mi admiración por el mundo clásico me ha traído a la mente el recuerdo de un ilustre humanista: Antonio Fontán y, como consecuencia, el deseo de reactivar su valía en Guadalcanal, y en sus aledaños, como Alanís al que le unían lazos familiares. Y digo reactivar porque constancia de ella existe en todos los niveles, como podremos comprobar a continuación. Por tanto, mi intención, más que aportar datos biográficos, que podremos encontrar fácilmente, es darles publicidad localmente para así poder perpetuar su insigne figura.
   Ante todo fue un profundo humanista durante toda su vida, como se demuestra tanto por su actitud vital como por la defensa de la cultura clásica en su trayectoria, pero es que, además, destacó en otras muchas facetas en las que igualmente encontramos eco  de su espíritu humanista, demostrando una actitud libre y crítica en una época no fácil y un deseo manifiesto de la pervivencia de los verdaderos tesoros que habían sido sembrados por Grecia y Roma y que, durante siglos, habían iluminado nuestra cultura. Para ello utilizó la más excelsa arma: la palabra, con la que defendió la verdad, la justicia, la libertad  y el espíritu crítico, arropado por la tolerancia y el buen hacer, intentando con su defensa del latín y el griego -en una época en la que parecía que era más útil anestesiarlos en aras de otros valores- evitar a generaciones futuras su desconocimiento para no caer en la barbarie.
   Si observamos su trayectoria, descubriremos a un gran intelectual que destacó en todas sus actividades:
a)    Como catedrático de Filología Latina en la Universidad de Granada (1.949), en la de Navarra (1.956) y en la Complutense de Madrid (1.976), fue maestro de varias generaciones en las que dejó su impronta. En el año 2.009 fue investido doctor ”honoris causa” por las Universidades Alcalá y Rey Juan Carlos
b)    Como periodista, puso en marcha en 1.958 y estuvo al frente del Instituto del Periodismo de la Universidad de Navarra (actual Facultad de Comunicación de la que fue su primer Decano); fue director de la Revista Tiempo en 1.954; creador del semanario “La Actualidad española” en 1.952 y director del Diario Madrid desde 1.967 -demostrando su independencia política y periodística- hasta la orden de cierre dictada por el gobierno de Franco el veinticinco de noviembre de 1.971.Fue éste un momento que se saldó con sanciones, expedientes disciplinarios, querellas y amenazas por parte de ciertos sectores políticos. Como contrapartida a este hecho, logró el reconocimiento Internacional de Prensa, que en el año 2.000 eligió a cincuenta “héroes de la libertad de prensa” y entre ellos figuraba un único español: Antonio Fontán; y el reconocimiento de personalidades como Agustín García Calvo : “Enorgullécete de tu fracaso/ que sugiere lo limpio de tu empresa”. Igualmente es loable la decisión de los trabajadores y redactores que prefirieron perder su puesto de trabajo antes que aceptar a un director impuesto.
c)     Como político liberal comprometido, fue el primer Presidente del Senado (1.977-1.979) de la Democracia española. Y no podemos olvidar su vinculación anterior con la causa monárquica como miembro del Consejo Privado del Conde de Barcelona, don Juan de Borbón, que posteriormente le haría portador de una carta para el Príncipe en la que reconocía la legitimidad dinástica a su favor. Así pues, queda patente su amor y espíritu de servicio a España. 
   Estos tres pilares, el universitario, el periodístico y el político, o lo que es lo mismo: el conocimiento, la veracidad y el servicio, sustentan su eminente personalidad presidida siempre por un espíritu liberal convincente a través del correcto uso de la palabra, estrategia enraizada en la cultura clásica, hilo conductor de toda su vida. Como dijo Pilar del Castillo en un discurso de homenaje a su figura ante el Senado, el día seis de junio del año 2.000, con motivo de la distinción otorgada por el Instituto Internacional de Prensa por su defensa de la libertad periodística:”Fontán recoge la sabiduría de los clásicos, la transmite a generaciones de alumnos y la reconoce en los diversos aspectos de la vida política y periodística”. 
    Igualmente hay que destacar su público cristianismo: desde 1.943 perteneció al Opus Dei. Y, no menos,  sus muchas publicaciones, más de setenta, entre las que destacan: “Humanismo Romano”, “Príncipes y Humanistas”, “Letras y Poder en Roma”… y múltiples trabajos de Lingüística, historia del Humanismo y de Filología Latina. 
    Ostentó otros cargos, como Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de Navarra (1.962-1.967), Vicepresidente de la Cadena Ser, Presidente de la Comisión de Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, Presidente del Comité Nacional  de España en el Instituto Press con sede en Zurich (Suiza), Ministro de Administración Territorial (1.979-80) durante el Gobierno de Adolfo Suárez y Presidente, hasta su muerte, de la Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, revista bimestral de actualidad creada en 1.990.
   Otro hecho destacable es su intervención en la fundación del Partido Demócrata junto con Joaquín Garrigues Walker en 1.982. 
   A su muerte, el 14 de enero de 2.010, el Rey le otorgó un título nobiliario: el Marquesado de Guadalcanal en reconocimiento a su labor en favor de la libertad y de la armonía entre todos los españoles, junto a su destacada trayectoria universitaria, periodística y política. 
   Así pues, por todo lo escuetamente reseñado de esta insigne personalidad, acepten este recuerdo del que podemos considerar un importante colaborador de nuestras libertades actuales, e intentemos, entre todos, perpetuar su memoria y poner en práctica sus principios de libertad, respeto y armónica convivencia.
                                  
                                   Mª Isabel García Nisa (12-Abril-2.013)    

3 comentarios:

  1. Gracias Maria Isabel por seguir colaborando con nosotros y ayudando a difundir tanto la cultura, como los personajes importantes que aquí nacieron o tuvieron íntima relación con nuestra comarca. En los últimos días hemos tenido algunos actos que han ido destinados precisamente a eso; tanto en el caso de Juan de Castellanos, nuestro insigne paisano, como en el de Antonio Aparicio, un importante poeta con estrechos vínculos cazalleros. Por lo que respecta a D. Antonio Fontán, no hace mucho fue nombrado marqués de Guadalcanal y allí su figura si que se recuerda con cariño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y uniéndome al agradecimiento de Luis, tengo que añadir que ya existe una Fundación Marqués de Guadalcanal que ya ha puesto en marcha los Premios Periodísticos que se entregan bajo su nombre, y en su primera edición ganó un artículo de Ignacio Camacho.
    Abrazos tembién.

    Leo

    ResponderEliminar
  3. No conocía a este gran humanista.

    Gracias por este gran informe.

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar