miércoles, 13 de febrero de 2013

La Chispa



                   
(Con motivo de día mundial de la RADIO: 13 de febrero)                                

Pensativo, distraído, como  aislado  en  su   nube   gris, Jacobo  movía   acompasadamente   las manos.  Acababan  de servirle  una  vez más  el  desayuno  al que  hacía caso omiso. Ni la insistencia  de  su cuidadora, ni  los consejos del  médico  servían para nada. Sus oídos  y su mirada parecían  atentos, pero  su  mente  estaba  a  años  luz  de  aquel   lugar. Hacía  meses  que  no articulaba   palabras,  como  si  fuese  incapaz  de  emitirlas o  de  mostrar  cualquier  indicio de  sus  sentimientos  ni  aun  cuando, como cada  jueves, recibía  la visita de su nieto. De  vez   en  cuando  éstas  se  distanciaban, pero  el  cumplimiento  del  deber, los  recuerdos de  los  años  vividos   juntos  o  la  esperanza  de  recuperarlo   aceleraban  el  retorno  a aquel  lugar  en   el que  intentaba  aislarse con su abuelo  corriendo un tupido velo sobre el deprimente entorno. Cada  día llevaba consigo un  deteriorado  álbum con  el  deseo  de  que  su adormecida  mente  reaccionara. Lentamente  pasaba  las páginas, le  hablaba, le  contaba  anécdotas  referentes  a  las  fotos…y  observaba   su  triste  mirada que  ausente  se  mantenía  perdida  en  quién   sabe dónde.

A  la hora  de  la comida, merienda  o  cena, se  repetía  el  mismo  episodio : pasos  acelerados que  traían y retiraban  bandejas, palabras  frías bajo  cofias  blancas y mirada ausente. Sólo  el ABC  y  el  radiante  sol que  entraba por  la ventana parecían  mantenerlo  unido a la realidad.
Aquella   tarde  su  nieto , agobiado   por  los  exámenes , decidió   sustituir   los  álbumes    por  los  apuntes  a  sabiendas  de que  el resultado para  su  abuelo  sería  el  mismo. A  las cinco  y media  una  vez más  entró  la dama blanca con su bandeja:
-Me  he  confundido, abuelete, en  vez  de  café  hoy  le traigo Cola-Cao. ¡Qué  siente  bien!
El  nieto  levantó  desganado   la  mirada  de  sus  apuntes   y  observó  algo  especial en  la  del  anciano, que  inesperadamente  sonrió  y  empezó  a  cantar:
     
           “Yo soy  aquel  negrito   del  África  tropical
             que  cultivando  cantaba  la  canción  del  Cola Cao.
             Y, como  verán  ustedes, les  voy  a  relatar
             las  múltiples  cualidades  de  este  producto  sin  par :
             Es  el  Cola-Cao  desayunos  y  merienda  ideal.
             ¡Cola-Cao! ¡Cola-Cao!
             Lo  toma  el  futbolista, se  hace dueño  de  la pista.
             Lo toma el boxeador: ¡Pum, pum!....          
             Golpea que es un primor.
            ¡Cola-Cao! ¡Cola-Cao….!

A  continuación  sus  manos  asieron  la  taza  y  lentamente  saboreó  su  contenido. Unos  ojos amorosos  se  depositaron  en   aquella  mirada  que  parecía  haber  recuperado  una  vitalidad sepultada.
-Abuelo, cuéntame. Nunca había oído esa canción.
-Sí  la has  oído, nieto, pero  no  la recuerdas. Todas  las  tardes , a  las  cinco  y media, había  un programa  en la radio  que  oíamos  juntos:”Todo para  los  chicos” que siempre se  iniciaba con ella. Yo dejaba de  leer  el ABC y disfrutaba  viendo tu alegría cuando apenas hablabas. Fueron unos  veranos  inolvidables. Eran  otros  tiempos. Y  por la noche, cuando tú ya dormías, de vez en  cuando  oía  una obra de  teatro. Hasta  que  un  día… Bueno,  déjame.
-Sigue, por  favor, me  gustaría  recordarlo.
-Normalmente , al  tiempo  que  disfrutábamos  del  programa, tu  abuela  aparecía  sonriendo  con  la  merienda. Aquel  día se retrasaba. Tanto  es  así que  decidiste  ir corriendo a  la cocina a   buscar  tu  pan con  chocolate. Y allí estaba ella  inconsciente. Poco  pudimos hacer. A partir de  entonces   todo  cambió: comenzaron  mis  temblores, m i  desequilibrio, agarrándose  cual imán   mis   pies   al  suelo. La  radio  calló  para   siempre. Y   me  encerraron   aquí   donde   mi   cuerpo  permanece, pero  ¿sabes  una  cosa? : Todos  los  días  regreso  al  pueblo, recorro   sus  calles, hablo  con  la  gente,  me  siento  en  mi  sillón y  oigo  la radio. Es  allí  donde  realmente  estoy  y  donde  soy  casi  feliz. No  te preocupes  por  mí.
Poco  a  poco, los  ojos  del  anciano  se  entornaron  y  los  labios volvieron  a sellarse.
Al   día  siguiente,  junto  a  una  taza  de  Cola - Cao, encontró  un  paquete  que contenía un pequeño  transistor  que  le acompañaría hasta  el final  de sus  días. Junto  a  él  una nota  que decía: 
“El  ser  humano  tiene  unas  alas  que  desconoce”.

                     
 Mª  Isabel  García  Nisa                                                                   

1 comentario:

  1. Un gran relato. Para ser feliz no hace falta mucho...

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar