miércoles, 23 de enero de 2013

Romancillo de la muñeca

Llora una niña amargamente
inclinada sobre la arena,
una ola muy ascendente
arrebató su muñeca y ¡qué pena!
que subida en barcarola
y cantando alegremente,
se aleja cual caracola
envuelta en luz refulgente.
Ya no la obligarán
a imitar a tanta gente,
ni a mimos, ni vestiditos,
ni a posturita inocente.
Ahora sintiéndose libre
sólo hablará con los peces
entre corales de mimbre
y jugará con la luna
vestidita con las algas
del color de la aceituna.
Su risa fuerte y sonora
hará separar las aguas
al despertar de la aurora
con el sonido de fraguas
y en luminosos torrentes
surcarán por los abismos
creando mil bellas fuentes.
Desde una ola cantarina
la muñequita, velando,
convertida en aguamarina,
hará que siga aumentando
de la Tierra y por su faz
el más preciado sumando:
mucho amor y mucha paz.

¡Ay! niña rubia y con pecas
agradece al mar su lealtad,
que al ir “robando” muñecas,
pone un ejemplo feraz
¡queriendo un mundo en libertad!

Federico Serradilla Spínola
enero 2013

3 comentarios: