miércoles, 12 de diciembre de 2012

Soneto del egoísta

Un ávaro con afán está cantando
y su argumento sólo es el dinero. 
Pobre ser, como ciego caminando,
convertido en un triste pordiosero.

Despertar para seguir ganando.
¡Es siempre para él lo primero!
Falto de amor va tropezando
fiel a su conducta de usurero.

Se acuesta, ensayos de la muerte,
entregado cada noche al sueño
y al despertar, no sabe que ha nacido.

En un viejo espejo, frío y silente
se refleja la figura de su dueño:
un cadáver postrado en el olvido.

Federico Serradilla, 2012

1 comentario:

  1. Magistral poema/retrato...

    Mark de Zabaleta
    P.S: Os felicito por la música de fondo.

    ResponderEliminar