domingo, 2 de septiembre de 2012

La naturaleza


Paisaje africano, óleo sobre DM de Leopoldo Espínola

Estudios de Filosofía Pura - Examen de Filosofía de la Naturaleza

Para animar a aquellos amigos o conocidos que pensaron en estudiar o reanudar los estudios que iniciaron y aún no se han decidido. A ellos me dirijo con toda mi ilusión para, si es posible, lo realicen. Después las satisfacciones serán inmensas. No pretendo vanagloriarme de la calificación obtenida al transmitiros este examen, ¡palabra!, mas si os sirve para animaros será mi mayor satisfacción. “El saber no ocupa lugar” decían nuestros mayores y nuestros primeros Maestros. A la sazón, yo contaba ya sesenta y nueve años. Y cómo el tema creo que es interesante, de ahí esta sencilla narración.


Pregunta nº 1.- ¿Qué es la Naturaleza?

Respuesta: Magnífica pregunta para un admirador de Edgar Morin y, cómo no, de su profesor, a quien este “alumno viejo” ha escuchado a lo largo del curso tantos conceptos y emociones sobre ese gran misterio que conocemos genéricamente por La Naturaleza. Dilucidar y concretar sobre este tema es altamente difícil. No cree este alumno que haya una respuesta definitiva, para tan maravilloso fenómeno. Veamos...
A.- En una respuesta cerrada yo diría que la Naturaleza es el Cosmos, el universo en su totalidad.
B.- Mi padre me hizo vivir felizmente la Naturaleza, cuando yo era un niño. Él la adoraba y defendía por los ataques bárbaros que ya sufría. Más tantos años vividos ya...intentaré concretar científicamente “lo que pueda” más lo que mis sentimientos agreguen.
La metafísica es también Naturaleza, según los primeros filósofos y después los primeros científicos que la abordan. La muerte y creación de nuevas estrellas. Las grandes explosiones que la energía contenida dentro de la “gran esfera” provoca y hace revolucionar mundos nuevos. Y tantos y tantos fenómenos que constantemente se siguen produciendo allá en ese Cosmos, tan desconocido para nosotros a pesar de los múltiples avances científicos.
Remitiéndome a un mundo más natural, quiero decir más asequible para mí, lo que siento y veo, es en concreto lo que me hace vivir con plena vitalidad y me hace pensar sobre ¿Qué es la Naturaleza? En principio sabemos que es el mundo natural y físico. La Tierra, mundo conocido por nosotros, influenciada físicamente por el mundo exterior que la rodea, cuerpos celestes y demás fenómenos. Principalmente el sol, sin él sabemos que la vida no sería posible. Y “poniendo los pies en el suelo”...los mares, la atmósfera y con ello la vida vegetal y animal, tan extraordinariamente dispuesta por la “Divina Providencia” -como siempre escuché a mis progenitores-

El mar, la arena, la llanura -seca o verde-, las montañas, las plantas, los árboles, una suave brisa o una tempestad, los seres vivientes y por último; el más importante el HOMBRE, ese complicado ser que tanto mal causa a la Naturaleza, pero de quien siempre se sigue confiando en que rectificará y se dedicará a “pensar”más en ella, dándose cuenta que es lo único que tiene para sobrevivir. A mi manera , no científica -pobre de mí- podría extenderme mucho más sobre este tan interesante tema. Mas, de forma concisa y determinante me considero incapaz.

Pregunta nº 2.- Descripción científica y filosófica de un objeto natural.

Respuesta: ¿Cómo nació la primera encina?(objeto natural). Posiblemente por ese proceso natural-biológico que hizo nacer cuanto en el mundo natural conocemos. Después, tras un gran salto en el tiempo, el ser humano por la observación, comprueba que el árbol-encina desprende su semilla que se deposita en la tierra. Esta, la bellota, al quedar cubierta por el propio mantillo, formado por los fenómenos naturales, agua, viento, resto de la propia vegetación, movimiento natural de tierras, etc. germina, brota, crece y...ya se sabe ¡una nueva encina!
Filosóficamente: Este maravilloso árbol, tosco aparentemente por su fortaleza, su presencia y el medio rural que le rodea, yo me atrevería a decir que es esbelto, “señorial”, dulce, acogedor y de anhelada sombra para el viandante y para el “niño pastor” en su descanso tras larga jornada con el rebaño. La encina, ¿cuántas veces aparece trasplantada su figura a lienzos maravillosos por artistas de pinceladas evocadoras?. La madera que produce su retorcido tronco, tosca y rojiza, se ofrece amable para construir necesarios o caprichosos muebles, de gran notoriedad en nuestra historia. Sus ramas calentarán los hogares a través del tiempo y muchos hornos que cocerán el pan. Y de su fruto ¿qué decir?. Sirve para alimentar al cerdo que, a su vez, produce la carne más deliciosa y sana, “el jamón”. Y por último, su gran participación en el eco-sistema, no en balde es uno de los árboles más primitivo de nuestra Naturaleza terrenal.

Pregunta nº 3.- ¿Quien eres tú?

Respuesta: Si quiero emular a Ortega y Gasset tendría que decir: “soy yo y mi circunstancia”. Y es que, precisamente yo, el que soy en estos momento, soy más producto de las circunstancias que de la propia realidad que creo podía haber sido, tal como me habían “plantado” en la maceta, me cuidaban y mimaban mis padres. Yo, tierno tallo, empezaba a vivir... ya brotaban mis pequeños pero lustrosos esquejes, eso si, aún “sin flores y sin olor”. Pero vino un mal viento llamado guerra civil y lo asoló todo...AMAR, COMPARTIR, SOÑAR...
Debería limitarme, según las estadísticas, como tal abuelo, a eso, a “ser abuelo” y punto. Pero ¿y mis inquietudes aún vivas y con gran vitalidad?. Mientras pueda razonar y goce de la capacidad física para continuar el camino, no me doblegaré ante NINGUNA CIRCUNSTANCIA. ESE SOY YO.

A mi profesor con verdadero afecto:

¡Cómo te siento Natura!
¡Cómo mi cuerpo estremeces!
¡He de hacerte una pintura
que plasme tu dolor con creces!
Que se avergüence el humano
al zaherir tanta belleza,
y cómo un indigno profano
Caiga a tus pies, !NATURALEZA!

El profesor, al pie de la nota, a bolígrafo en tinta roja agregó: “¡Maestro! Es una suerte haberte conocido”. (no olviden mi edad; tenía sesenta y nueve años -69-)

Federico Serradilla

3 comentarios:

  1. Pasaron los días y estuve ausente pero vuelvo renovado de estas vacaciones, con ganas de leer y comentar… con ganas de compartir esa magia que atesoran las palabras.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto su comentario con retraso, le pido disculpas. Gracias por leerme y por sus siempre agradables palabras. Me gustaría que nos conociéramos al menos por este medio, pues por "ALMENDRADO" no le localizo. Afectuoso saludo.

      Eliminar
  2. Verdaderamente MAGISTRAL...

    Gracias.
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar