sábado, 7 de julio de 2012

RUMOR

Y mientras oigo el rumor
de la fuente que golpea
con las gotas de su agua
el brocal de aquellas piedras,
voy sintiendo ese calor
en mi alma que desea
ese sonido que mengua
el volumen de su pena.
Resta atrás ese dolor
que mi corazón saquea
y mis sentimientos fragua
con el fuego de su hoguera;
y aminora ese temor
que como sueño pasea
imaginarias enaguas
que al viento revolotean.
Solos la fuente y yo,
solos el agua y la piedra,
solo el tic-tac del reloj
que va descontando penas,
que va curando esa herida
que tiene la vida abierta 
de par en par en mi alma,
de par en par en mi puerta.
Suena la fuente, yo escucho,
rumores de primavera
que en un tiempo, ya lejano,
amamantaron mi espera
e hicieron brotar mis sueños
de ilusiones y quimeras.
Suena la fuente, yo escucho,
canciones de vida nueva
que embelesan mis sentidos
al percutir en la piedra
y cual bálsamo en mi alma,
mis sentimientos despiertan.
Suena la fuente, yo escucho,
y las historias que cuenta
me arrullan con su murmullo
y van calmando mi pena.
Y mientras oigo el rumor
de ese agua que golpea
con su cadencia infinita
el brocal hecho de piedra,
siento que dentro de mi
la vida sueña que sueña...

4 comentarios:

  1. Un poema precioso Luis, me encantó.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lourdes. Tus relatos tampoco están nada mal, plenos de imaginación y de fantasía. Esperemos seguir desahogándonos así mucho, mucho tiempo.

      Eliminar
  2. Poesía que destila reflexión...y, efectivamente, la vida es sueño!

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué alegría tener amigos que sepan juntar las palabras y las frases para componer temas tan acertados y llenos de musicalidad!

    Adelante joven. Cada vez más y mejor. Un abrazo. Fede

    ResponderEliminar