miércoles, 21 de marzo de 2012

Pájaros violeta


Sevilla irrumpe en los colores
con pinceladas rojizas del atardecer,
dejando paso a un viento azul
que convertido en suave brisa
se posa sobre el milenario Guadalquivir.

La noche estrellada va fabulando
haciendo que sus duendes revoloteen
sobre nuestras soñadoras cabezas.
Y al amanecer, rayos de sol refulgentes
se cuelan entre las hermosas copas
de los gigantones árboles del Parque de María Luisa.

Unos jóvenes, bogando, van río abajo
acompañados de una preciosa música
del malogrado Maestro Turina.

El pintor, inundado por tanta belleza,
lanza frenéticas pinceladas sobre un lienzo
tejido por las musas sevillanas.

Por fin pudo romper el estatismo
que le produjo Sevilla, al irrumpir
en esta tarde llena de pájaros violeta.

Federico Serradilla,
Calle Betis, Sevilla Abril de 2010

2 comentarios:

  1. Precioso... todo un paseo por esta maravillosa ciudad. Encantado de leer estas palabras, de sentirlas.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Teyalmendras, por su atento comentario y leerme. A su disposición. Saludos.
    F.Serradilla Spínola

    ResponderEliminar