jueves, 19 de enero de 2012

Las ansias del gañán de la era (Romancillo rústico erótico))


-Tengo ansia de verte:
¡ábreme Manuela!

-Espérame un poco
que me ponga las medias.

Y corriendo luego
va, le abre la puerta,
y lo abraza sonriente;
él la abraza y la besa
mientras sus manos corren
por montes y laderas.

-Vamos niña tonta
que no está tu “agüela”,
súbete las naguas
que te vea las piernas.

-¡No, por Dios, José
que ya viene mi agüela!

-Vamos, no seas tonta
que aquí no nos ve
detrás de la puerta,

déjame que toque
y déjame que vea,
que vengo “encendio”
después de la era.
Vamos no seas tonta
y enseña las piernas;
si ya me las “enseñao”;
ni que sea la primera,
deja que te vea las medias
por si no son “güeñas”,
yo te compro unas
mañana en la tienda.

Y la niña, que es tonta
hacerlo se deja;
y todos los días
detrás de la puerta,
José a Manuela,
la mira, la ve,
la palpa y la tienta.

Guillermo Jiménez Nisa, 1970

1 comentario:

  1. Tiene este poema un aire rústico y clásico que transporta a otras épocas.Precioso. Un abrazo Pepi Barragán

    ResponderEliminar