lunes, 17 de octubre de 2011

Los jornaleros


Alrededor de “los caños”
en feos bancos de hormigón,
con cierta parsimonia
conversan los jornaleros.

Fueron esclavos del campo
y de sus señores dueños.
¿Quienes fueron estos hombres buenos?
¡Siempre jornaleros!
Desde las raíces de sus ancestros.

Yo, de niño, miraba y miraba
aquellos rostros morenos
curtidos por el sol
y por el embravecido cierzo.
Mal alimentados y
cuerpos dolidos por el esfuerzo.

Ahora, con los cabellos blancos,
los labios resecos,
y una apagada luz
en sus cándidos ojos serenos.

Cuánto me duele escuchar...
esos fueron jornaleros”.

En mi regreso al pueblo,
voy recordando sus rostros,
pero sus nombres no puedo.

Y, ante tal indiferencia,
conque observados son,
sabiendo que otra opción no tuvieron,
en mis oídos va repitiendo el eco
en monótona canción...

...jornaleros...jornaleros...
¡Sin ninguna remisión!


Federico Serradilla Spínola
Alanís octubre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario