viernes, 28 de octubre de 2011

La casa del olvido

 
La casa del olvido
tiene las puertas cerradas
y sus ventanas cubiertas de telarañas.
El cruel pensamiento
de quien la habita,
juega a la inútil venganza
de hacer olvidar lo humano,
sin contar con la voluntad
de quien no acepta el olvido.

Las campanas del pueblo
llamando a los vecinos,
suenan monótonas
en su voltear cansino.
Mientras, la memoria del tiempo,
va escribiendo la historia
abriendo puertas y ventanas
para que el sol radiante,
iluminando espacios,
no permita el olvido
de quienes ausentan realidades.

El amor impone obediencias
levantando voluntades
rompiendo negligencias.
Y, para evitar tantos ultrajes,
las estrellas, dialogando con la Luna,
al olvido, les remiten sus mensajes.


Federico Serradilla Spínola
Alanís, octubre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario