viernes, 9 de septiembre de 2011

De tres, dos.

Por fin se acabaron las fiestas. Con el cuerpo algo demacrado por los excesos de estas tres últimas y maratonianas semanas en Alanís, y en prácticamente toda la Sierra Norte de Sevilla, comienzo el período de adaptación al añorado letargo de las estaciones típicas de nuestro pueblo. Y bienvenidas sean, pues ya las echo de menos. Abrá alguno o alguna que diga "prefiero el veranito y la calor". ¿Qué se le va a hacer?, "sobre gustos no hay nada escrito" dijo aquel.
Pero lo que no me pueden negar los y las de Alanís es que nos tragamos -perdónenme si me repito- todas las fiestas en 20 días:
comenzamos allá por el 17 de agosto con la feria, que no fue realmente el 17, fueron también el 15 y el 16, que con el ensamblaje de las casetas y las comilonas nocturnas a la luz de las farolas de El Parral...; luego, después de esa semana, que muchos ya han decidido eliminar de sus agendas festivas -se van a la playa-, descansamos una semana y ¡ala!: Las Medievales, pero la semana antes empiezan a venir los emigrantes para esa fiesta y resulta que salimos todas las noches para estar con ellos, que llegan unos días y hay que aprovechar para contarles las cosas que han pasado en el último año por el pueblo -lo de salir todas las noches ya lo he eliminado de mi agenda para mucho tiempo-; y no hemos terminado de colgar el traje de guerrero y de digerir las últimas copillas del baile medieval, cuando resulta que tenemos -la más antigua de todas y la más tradicional- la festividad de Nuestra Patrona La Virgen de las Angustias. Me hubiera gustado salir, pero a mi cuerpo no le ha parecido conveniente y me ha desarmado la garganta con crueldad para unos pocos de días.
De tres, dos, en veinte días. Aún así no está nada mal para mis años, pero podrían haber sido las tres si hubiesen estado más separadas en el tiempo. De todos modos creo que esto no va a cambiar en Alanís, así que, aunque me ponga pesado dejenme que me desahogue aunque sea por aquí, que no se molesta a los vecinos. Feliz Otoño a todos/as.

Leopoldo F. Espínola Guzmán, septiembre 2011

2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, demasiado apretado el mes de agosto, los visitantes no queremos perdernos nada pero quien se resiste a estar con los amigos jaja... Para el año que viene ya se nos habrá olvidado y vuelta a empezar

    ResponderEliminar
  2. Disfrutando la fiesta sin pasarse se disfruta mas y mejor.
    feliz fin de semana.

    ResponderEliminar