lunes, 20 de junio de 2011

Los Guindales



¡Qué alegría al despertar!  La bolsa repleta de toallas limpias como “los chorros del oro” los bañadores de mi hermana y mío (el pequeño Jacobo se bañaba todavía  “en pelota”) preciosos, con muchos colorines. Nos lo había mandado desde Sevilla la tía Elisa a través del cosario Manolito Arcos. Por cierto que, éste, al darnos el paquete comen taba... ¡Con qué ilusión me lo entregó  la buenaza de Elisa! Se le notaba hasta en el alma.
Al lado, los avíos para hacer un magnífico arroz con conejo. La excursión era, como casi siempre, al cortijillo de “Los Guindales”, propiedad de Los Moyanos y que regentaba el tío Manolito y la tía Narcisa. Allí nos daríamos suculentos baños, durante horas y horas, en la alberca que servía para regar la frondosa huerta y los exquisitos frutales que la rodeaban. Sobre todo aquellos “bruños” tan deliciosos, semidorados, casi abiertos, derramando almíbar.
Papá; ¿falta mucho todavía? Preguntaba Jacobillo que con sus cuatro años no podía ya  con la coronación de la cuesta, lo que le valió para que papá se lo subiera en “cabrito”. Era un día radiante de primavera. Hacía una leve brisa que ayudaba a caminar y para que el atrayente olor del tomillo y el romero se te colara por la faringe y te hiciera soñar con los dioses del Olimpo. Una tórtola con su acompasado y monótono arrullo, se hacía presente avisando, tal vez, de que estrenaba su primoroso nido. Una bandada de mojinos
cruzaba el pequeño valle en el que se ubicaban las huertas de Los Moyanos, de Juanito Blanco y Juanito Sales, adentrándose en tierras extremeñas. Los olivos brillaban como nunca, con ese verde-gris de sus multiplicadoras hojitas, tan difícil de entonar cuando deseas plasmarlas en un lienzo.

miércoles, 8 de junio de 2011

"Juan de Castellanos, poeta americano"

Días atrás, buscando información de Juan de Castellanos para mi intervención en el acto de entrega de premios, encontré un estudio de la escritora colombiana Cecilia Hernández de Mendoza sobre la obra del de Alanís, titulado "Juan de Castellanos, poeta americano". Es un documento de 21 páginas que se puede descargar en este enlace, que analiza de forma detallada y profunda, las Elegías de Varones Ilustres de Indias desde el punto de vista poético.

miércoles, 1 de junio de 2011

Juan de Castellanos, poeta.

(Texto extraído de la Revista de Feria de 1968)
Alanís ha tomado el buen acuerdo de dedicar la revista festera del presente año a reavivar la memoria de su ilustre hijo Juan de Castellanos, probablemente el personaje más famoso y de mayor trascendencia de los nacidos en la Sierra.
Guerrero, eclesiástico de alta jerarquía, historiador y poeta, es a este aspecto, imposible de separar como ya veremos, de su condición de historiador, al que vamos a dedicar unos breves comentarios.
Cerca de 145.000 endecasílabos (¡ciento cuarenta y cinco mil!) agrupados en octavas reales y distribuidos en cincuenta y cinco cantos, integran la "Elegía de Varones Ilustres de Indias" y la "Historia del Nuevo Reino de Granada" escritas en la segunda mitad del siglo XVI por el que fue Beneficiado de Tunja, ciudad perteneciente a la actual Colombia, don Juan de Castellanos, nacido en la villa de Alanís.