sábado, 5 de marzo de 2011

Crónicas desde la plazoleta.

Con cara desnortada y ojos de cordero degollado, llegó ese hombre hasta donde me encontraba, al socaire del viento y bendecido por el tibio sol que calentaba mi cuerpo con tremenda racaneria. Claro que, por otra parte, es invierno y estoy en medio de la plazoleta, que como sabéis, es centro y confluencia de varias calles, que embocanan el viento y lo sueltan allí como si tiraran un fardo cuesta abajo. Me vió y se vino flechado hacia mi, como si me conociera de toda la vida, como si compartiéramos mesa y mantel a diario. Y claro, yo que no soy muy dado a hablar con cualquiera, que lamo mis heridas como perro solitario, me quedé perplejo cuando aquel sujeto, bien vestido y con cara de loco me espetó:

-Oiga usted, ¿no le importaría contestarme unas preguntas.
Quedóme un instante anonadado y sin saber que contestar; momento que el sujeto aprovechó para lanzarme la primera de sus misivas:
-¿Qué le parece que el gobierno nos prohiba fumar en los bares?
-Pues verá, yo no fumo...
-Ah... que usted no fuma.
- Pues no, no fumo- contesté,- no he fumado en mi vida.
-Ya- dijo- ¿Y qué le parece no poder jubilarse hasta los 67 años?
- Pues, no me lo he planteado, aún me quedan algunos hasta entonces y espero cumplirlos.
- Ah... que no se lo ha planteado...
- Pues no, no me lo he planteado, es más creo que no me jubilaré jamás.
- ¿Y qué opina de no poder circular a más de 110 km por hora?
- Pues no opino, amigo, no opino.
- Ah... que no opina. ¿Y qué piensa de la bajada de sueldos y de la congelación de las pensiones y del paro?
- Pues no pienso, amigo, ni opino; es mejor no pensar en esas cosas que suben la tensión y a poco que te descuides te da un soponcio.
- Ah... un soponcio.
- Si, un soponcio o un patatús, como usted prefiera. Y por cierto, ¿usted quién es?
-¿Yo?
- Si claro, usted.
- Pues uno que se creyó ciertas promesas y creo que me ha dado uno de esos patatús....



Luis Narbona Niza, marzo 2011

1 comentario:

  1. Ahora le ha dado a la gente por preguntar lo más obvio. Hay que ser... Preguntar por preguntar.
    Últimamente se pregunta demasiado y eso es síntoma de inseguridades. Reitero, así nos va.

    Buena historia que supongo será real... más o menos.

    Saludos

    Leo

    ResponderEliminar