lunes, 13 de diciembre de 2010

ANTE EL ESPEJO...


Del espejo, devuelta la mirada,
fría, inexpresiva,
demandando a los ojos
un por qué.
Del rostro, enjuto,
un rictus de agonía,
desprendido de una faz,
que ya no es...
Ser... Ser.....
pupila fija en la pupila,
¿Quien eres tú,
que así me miras?
Mi alma te busca,
mas no te ve...

1 comentario:

  1. Las almas soñadoras no pueden olvidar al gran Gustavo A. Bécquer. Mi admiración para los dos, don Luis.
    Un abrazo. Federico

    ResponderEliminar