domingo, 10 de octubre de 2010

Silencio II


He mirado en silencio
la tarde marchita,
cubierta por un cielo gris,
plomizo y lluvioso.
Por ella, pasaba despacio,
en silencio y casi de puntillas,
la melancolía.
Luego, también en silencio,
he mirado la calle desierta;
la lluvia despacio caía
y salpicaban sus gotas
las casas vacías.
En ellas, habita en silencio,
llenando sus vidas,
la melancolía.
También he mirado en silencio
las almas sin vida;
cubiertas por un velo negro,
extraña y sutil celosía;
como en las calles y las casas,
como en nuestras vidas,
habita también en las almas
la melancolía.

Luis Narbona Niza
Revista de Feria y Fiestas de Alanís de 1990

Imagen: Leopoldo F. Espínola Guzmán

1 comentario:

  1. Bonito poema y extraordinaria fotografía. Saludos.

    Federico

    ResponderEliminar