miércoles, 28 de abril de 2010

Aposento metafísico

En esa estrella veloz
casi imperceptible,
camina mi cuerpo
por campos de amapolas.

Un horizonte finito
espera el salto al abismo
de las almas terrestres
iniciando su camino
hacia un cosmos blando
e incoloro
abovedado de estrellas.

Allí, en orden celestial,
todo acorde,
frenaré mis impulsos,
y reposado sobre una piedra
de espumas,
al compás del silencio,
susurraré todos los nombres.

© Federico Serradilla Spínola, abril de 2010

Imagen: Leopoldo F. Espínola Guzmán

1 comentario:

  1. Como" Beatriz y los cuerpos celestes " de Lucía Etxebarría, viajando por esas materias que creemos distantes y estamos conectados de tal manera, que la influencia es abismal.

    Aposento metafísico es precioso, leerlo varias veces relaja de tal manera que parece una nana para el alma. Pronunciar esos nombres, eso me ha fascinado.

    Una maravilla, gracias.

    ResponderEliminar