miércoles, 28 de abril de 2010

Aposento metafísico

En esa estrella veloz
casi imperceptible,
camina mi cuerpo
por campos de amapolas.

Un horizonte finito
espera el salto al abismo
de las almas terrestres
iniciando su camino
hacia un cosmos blando
e incoloro
abovedado de estrellas.

Allí, en orden celestial,
todo acorde,
frenaré mis impulsos,
y reposado sobre una piedra
de espumas,
al compás del silencio,
susurraré todos los nombres.

© Federico Serradilla Spínola, abril de 2010

Imagen: Leopoldo F. Espínola Guzmán

domingo, 25 de abril de 2010

Sobre el fondo hay...


Sobre el fondo hay un castillo
y una noria y una ermita,
y sobre el cenit, jugando,
volando mil golondrinas.

Nubes que pasan dibujan
formas que emulan e imitan
gigantes de nuevo cuño,
guerreros de mala espina,
fantasmas que asemejaran
criaturas de pesadillas;
imágenes caprichosas
que en la mente resucitan
los temores infantiles
que nuestras almas habitan.

Es la tarde la que llega
bien puntual a su cita,
dibujando el horizonte
de colores y desdichas.

Ocres, azules y pardos,
risas, llantos y caricias
y el ocaso que se acerca
poniendo fin a los días.

Llega la noche, serena,
bella, enigmática, altiva,
como un manto que cubriera
las esperanzas cautivas.

Hombres que sueñan y viven
vidas que apenas palpitan,
se asoman a la ventana
que su universo recita
en forma de versos tristes
que cantan sus tristes vidas...
Solo hay almas esperando
que llegue el fin de los días....


© Luis Narbona, abril 2010

domingo, 18 de abril de 2010

Carta a un amigo



Estimado amigo:
Después de ver, perplejo, la polémica levantada a raíz de una simple crítica teatral, lamento profundamente que estés pasando por momentos desagradables debido a la misma. Quiero, como amigo tuyo que me considero, exponer mi análisis de lo que, según mi punto de vista, ha ocurrido.
Tu crítica esta elaborada a partir de tus sentimientos, lo que pudiste contemplar te impacto y es eso lo que plasmaste en tu escrito, todo visto desde ese prisma y sin dejarte influir por ninguna teoría teatral.
En definitiva, una crítica teatral elaborada desde una perspectiva muy particular y nada más. Después la desvinculas y la utilizas como objeto reivindicativo. Comprendo perfectamente tu inquietud y como buen Alanicense que eres reclamas la atención de los tuyos e intentas remover las conciencias de tus paisanos con la clara idea de que intenten implicarse más, apoyando todas las iniciativas de forma que no dejen perder más tradiciones y si es posible recuperar las perdidas.
Estoy contigo, las tradiciones conforman el signo de identidad de los pueblos.
Pero apreciado amigo, conociéndote como te conozco, no me cabe la menor duda de que en algún rincón perdido de tu escritorio se encuentra el folio que se te traspapeló y que falta para concluir tu artículo en el cual haces una mención especial, no solo al grupo de teatro, ¿qué somos nosotros, si no una milésima parte o quizás menos de lo que tenemos?, si no a todos esos colectivos que son los verdaderos culpables de que Alanís sea un pueblo“vivo”, - artesanos, escritores, poetas, músicos, deportistas, bailarines, pintores, cantantes, periodistas, actores, etc.- y a todas esas personas que desde la sombra y con su trabajo contribuyen día a día a ser de Alanís lo que, para mí, siempre ha sido desde que lo descubrí un pequeño gran pueblo.
Siempre tu amigo, Pepe Morales.
Grupo Teatral Al-Haniz
Posdata: Por favor, si olvido algún colectivo, discúlpenme y añádanlo en comentarios.

martes, 13 de abril de 2010

Puesta de Sol

Puesta de sol,
ocaso en llamas,
ilusión mortal de los sentidos,
todo es falso, relativo,
apenas un cristal
que nos engaña.
Hoy, belleza desmedida,
reflejada en un espejo imaginario
y mañana, ya no es nada,
solo polvo y alimento de gusanos.
Es la vida...
desde el orto hasta el ocaso,
solo un sueño
por encanto permitido,
una falsa ilusión de los sentidos,
una puesta de sol,
un breve paso...

© Luis Narbona, abril 2010