miércoles, 26 de agosto de 2009

Primer Aniversario de A.L.A.S.

Un año. Hoy cumplimos un año dentro de este infinito mundo de Internet. Si tuviéramos que hacer un balance de lo que es nuestra corta andadura por estos inciertos parajes..., pues diríamos que nos ha ido mejor que a otros. Con eso bastaría. Somos conscientes de la escasa demanda que tienen nuestros productos en la sociedad de hoy. No digamos en nuestro pueblo y nuestra comarca que tal vez sea menor aún. Pero eso es lo que nos gusta hacer y es lo que seguiremos haciendo: ESCRIBIR.
Y para escribir necesitamos lectores. Según el cuadrito de HISTATS que controla las visitas del blog, haciendo un corto resumen, hemos recibido en un año a 1856 visitantes, de los que 1434 eran de España (Sevilla, Barcelona, Girona, Tarrasa, Madrid, Valencia, Mazarrón...), 75 visitas de EEUU (¿quién lo iba a decir, Obama?), 60 de Mexico (sin gripe A), 45 de Colombia, 42 de Argentina..., y 156 de diferentes ciudades de otros paises como: Qatar, Australia, Brasil, India... En definitiva, que quieras o no, ya se nos conoce en una buena parte del mundo (desde hoy pondré un traductor en el blog).
Pero lo más importante de este primer año es que ya somos cinco escritores los que contribuimos con nuestros trabajos. Para celebrarlo vamos a intentar editar una Primera Antología de ALAS para el último trimestre de 2009, en la que irá una selección de poemas, relatos y artículos ya colgados en el blog desde que comenzara su andadura, hace hoy un añito. Ya os iré informando conforme avance septiembre.
Nada más por ahora, sólo desearos un feliz final de verano a todos los que nos seguís y deciros que todos podéis colaborar. Espero vuestros trabajos. Esta puerta está abierta para todos.

martes, 18 de agosto de 2009

Consuelo

Fotografía de Francisco Javier Rodríguez, Asturias 2008

No hay consuelo que se aferre a tu dolor,
ni llanto que quepa en tu pañuelo.
No hay suspiro que huya a tu temor,
ni palabra que te ofrezca más consuelo.

Solo el viento que, anidándose en tu pelo,
te regala su ternura con la brisa,
dibujándose en tu rostro una sonrisa
que ponga fin a todos tus desvelos.

Y es el viento, entre suave balanceo,
quién revoca entre la pena y la dulzura
impregnado en su leve contoneo
de esa gracia que va dejando tu figura.

-¿Por qué?,- pregunta el aire enternecido.
-¿Por qué en tus ojos la amargura
mientras el eco, en las alturas,
besa tus labios partidos
por tanto dolor ya abatidos?

Dando sosiego y ternura
la angustia y el dolor ya huyen
y la pena ha quedado escondida,
mientras, en tu corazón fluyen
manantiales de ilusión y vida.

© C. Sánchez, agosto de 2009.