viernes, 4 de diciembre de 2009

El árbol triste



Sombrío el árbol, pálido, desnudo
por fría escarcha, por delgado viento,
por fina lluvia que lo cala mudo,
por nieve nácar que lo hiela lento.


El árbol mustio por invierno crudo
se siente solo, de amistad sediento,
llora por sus hojas, febril, menudo,
tan sólo él tiene el aire y su aliento.


Medroso asoma pardo pajarillo
y el árbol respira, un techo de cielo,
paredes de savia, alfombra de cieno.


¡Qué gran morada a seco estribillo!
Contento al árbol se le acabó el duelo,
chisporretea su corazón pleno.

© Koki, diciembre de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario