jueves, 24 de diciembre de 2009

Relato de Navidad en Alanís (hace mucho tiempo)

Hacía mucho frío y un vientecillo del Norte “que pelaba”. El párroco, con paso firme y muy ligero, currucado en su sotana y con la bufanda tapado hasta la boca, atravesaba la plaza. Se dirigía a la Iglesia para preparar y adornar el altar. En unas horas, se celebraría la Misa del Gallo. Al llegar a la puerta se encontró a una ancianita que, “arrebujada” en una raída manta apretaba a tres pequeñines, intentando guarecerlos de tan intenso frío. No eran del pueblo. El párroco jamás los había visto. ¡Hola señora! ¿Qué hace usted aquí y con estas pobres criaturas?... Verá usted Padre, íbamos por la carretera, nadie nos subía a su coche y como ya se hacía de noche, decidí que la pasaríamos aquí, hasta emprender de nuevo el camino. El cura les invitó a pasar dentro de la iglesia y les proporcionó calor y alimentos. Para la misa, a la anciana la vistió de pastora  y a los niños de pastorcillo, los colocó en el altar y les rogó que no se movieran. Lo hicieron tan bien que, los feligreses, llegaron a creer que eran figuras de cera construidas a tamaño natural. El Párroco en la puerta, despedía a todos los asistentes que, muy emocionados, le felicitaban por aquél logro.“Parece como un milagro” agregaban. Tras cerrar la puerta, el clérigo se dirigió al altar con el fin de aposentar a la anciana y sus pequeñines en la Sacristía. Allí no había nadie. Buscó por todos los rincones de la Iglesia y, ¡nada!
¡Habían desaparecido! Este buen cura no hacía más que meditar... Pues tendré que pensar como mis feligreses; ESTO HA SIDO UN MILAGRO.

© Federico Serradilla, Diciembre 2009

domingo, 13 de diciembre de 2009

Microrrelatos navideños

Los microrrelatos son una forma de contar historias con pocas palabras, ideales por su extensión para los tiempos que corren, tanto para el que los escribe, como para el que los lee. A continuación os dejo un par de microhistorias que se me han ocurrido con la cercanía de la Navidad:

Visita Navideña

Me pareció que llamaban a la puerta:
-¿Quién es?
No contestó nadie.
-¡Marchaos!-grité, pero ya habían entrado.
Pasaron otra Navidad conmigo, en silencio.


Obesidad Navideña

Por las ventanas caían décimos de lotería rotos.
Había hogueras en las calles alimentadas con rifas
hartangas y participaciones para el sorteo del día veintidós.
Se corrió la noticia de que al Gordo de Navidad,
con esto de la crisis, le acababan de dar el alta
del hospital en el que lo operaron.
Le habían reducido el estómago.

Si se te ha ocurrido alguna, ¿a qué esperas para publicarla en ALAS?
Envíamela a alasdealanis@gmail.com, o déjala más abajo en "comentarios".

Felices Fiestas

Leopoldo Espínola, diciembre de 2009


viernes, 4 de diciembre de 2009

El árbol triste



Sombrío el árbol, pálido, desnudo
por fría escarcha, por delgado viento,
por fina lluvia que lo cala mudo,
por nieve nácar que lo hiela lento.


El árbol mustio por invierno crudo
se siente solo, de amistad sediento,
llora por sus hojas, febril, menudo,
tan sólo él tiene el aire y su aliento.


Medroso asoma pardo pajarillo
y el árbol respira, un techo de cielo,
paredes de savia, alfombra de cieno.


¡Qué gran morada a seco estribillo!
Contento al árbol se le acabó el duelo,
chisporretea su corazón pleno.

© Koki, diciembre de 2009

miércoles, 2 de diciembre de 2009

A una mujer niña (Recordando a Benedetti)

Me alegra cuando vibras
y cuando sabes lo que haces.
Me alegra verte soñar
en tu propia realidad.
Me alegra cuando arriesgas por tus sueños,
con ese justo proceder.

Y cuando regalándome sonrisas,
me ofreces tus manos generosas
con ese tacto tan tuyo.

Me alegra y me contagia tu energía,
y que aún juegues a ser niña.

Tu lucha ante la adversidad
y tus internas reflexiones.

Me gusta tu oportuna presencia
y que juegues en paralelo
con la cabeza y el corazón.

Me gusta tu humildad y tu fe,
tu esperanza y tu agradecimiento.

Me gusta tu amor para con los demás,
tu alegre y sencilla humildad,
que ganes, sabiendo perder
y que andes, sabiendo caer.

© Federico Serradilla Spínola, octubre, 2009.