sábado, 1 de noviembre de 2008

El concepto Tiempo (Según la filosofía)

La Mina del Cerro Hierro, en la Sierra Norte de Sevilla, término de San Nicolás del Puerto, que explotaba una Compañía Inglesa, dejó de funcionar allá por los años treinta del siglo pasado. Y recuerdo un decir, muy habitual de los jefes de dicha explotación, que, cuando yo era un niño escuchaba mucho por el pueblo. "No hablar más y vamos al tajo que el tiempo es oro". Muchos hombres "de campo" (como les decían los artesanos) aunque la mayoría nunca asistieron a la Escuela, no les faltaba inteligencia natural. Por tanto a la expresión el tiempo es oro, estos contestaban: "sí, para mi amo el dueño de la finca". Respuesta muy lógica.
Claro que este tema no lo comprendí bien hasta que fui adulto. Estaba claro que, para los jornaleros que araban la tierra o segaban la mies "de sol a sol" o sea, todo el tiempo que duraba la luz natural, nunca hubo oro.
A lo largo de mi dilatada vida vine escuchando o leyendo, "hoy hace un tiempo caluroso" "el tiempo está que no sabe si llover o hacer sol" "el invierno pasado hizo un tiempo benigno" y así innumerables conceptos sobre la palabra TIEMPO referidos a la Naturaleza. Tema que nunca me paré a reflexionar, ni nadie me habló de ello hasta que llegué a la Facultad de Filosofía, en el 2000, con mis setenta años a cuesta y leí a E. Morin y a M. Heidegger, además de las enseñanzas de mis profesores. Yo relacionaba la palabra tiempo, como naturaleza (atmósfera), con la Historia, o con las medidas del reloj mecánico, etcétera.
Veamos si he conseguido aclararme –aunque sea un poco- respecto de los argumentos empleados por los filósofos antes mencionados. Heidegger dice o parece pensar que "el tiempo no encuentra su sentido en la eternidad. Que podría ser un buen punto de partida si conociésemos adecuadamente la eternidad..." pero ello conlleva acto de fe y ante esta perspectiva empiezan las discusiones sobre la cuestión del tiempo.
Yo me pregunto: ¿si nos "agarramos" al reloj –por tanto a lo físico- el tiempo tiene oportunidad de manifestarse?. En principio creo que sí. Ello me hace meditar que la ciencia del brazo de la filosofía, quizás puedan alcanzar conceptos más claros o sabios sobre el fenómeno tiempo.
Aristóteles afirmaba: "Tampoco el tiempo es nada en sí. Sólo existe como consecuencia de los acontecimientos que tienen lugar en el mismo. El cambio de posición, el movimiento. Si el tiempo no es un movimiento, tendrá que ser algo relacionado con él" Aquí viene bien lo que decía Einstein: "No hay un tiempo absoluto, ni una simultaneidad absoluta"
Ya sabemos que, en lo físico sólo se manifiesta por el reloj, pues este de lo que parece entender es de "cuanto tiempo", "desde cuando, hasta cuando". En el reloj se repite constantemente la misma secuencia temporal, sin sujeción a cambio por ningún influjo externo. Con o sin reloj, yo expreso: ahora, al amanecer, al anochecer, esta noche, hoy... Este es el reloj natural del cambio, del día y de la noche. Subrayando a Platón, "el tiempo no es más que "una idea", ya que con la palabra tiempo lo mismo se está defendiendo una circunstancia que una medida que marca el reloj mecánico"
La Naturaleza, ese cosmos maravilloso en el que se manifiesta el tiempo, me hizo vibrar espiritualmente y compuse un poema del que sólo transfiero la primera estrofa:

¡Ay! Aquel tiempo perdido...
Tiempo te busco en la eternidad.
Desde niño te sigo errante.
¿Dónde te puedo encontrar?
Te perdí, y ahora... ¡necesito hallarte!
.........
Con este tema, espero entretener un poco a los estudiosos de la Naturaleza o al menos hacerlos reflexionar sobre el concepto TIEMPO.

© F. Serradilla –2008-

2 comentarios:

  1. A veces, suelo preguntarme por qué es tan difícil ser transparente… creemos que ser transparente simplemente es ser sincero, no engañar a los otros.

    Pero ser transparente es mucho más que eso.

    Es tener el valor de exponerse, de ser frágil, de gritar, de decir lo que sentimos… Ser transparente es desnudarse el alma, es dejar caer las máscaras, bajar las armas, destruir las inmensas y pesadas paredes que nosotros insistimos tanto en construir…

    ¡Ser transparente es permitir que florezca toda nuestra dulzura y que fluya al exterior,todo el amor que llevamos dentro!

    Pero infelizmente, casi siempre, la mayoría de nosotros decide no tomar ese riesgo. Preferimos la dureza de la razón a la luminosidad que expondría toda la fragilidad humana.

    Preferimos el nudo en la garganta a las lágrimas que nacen de lo más profundo de nuestro ser… Preferimos perdernos en una búsqueda loca de respuestas inmediatas a simplemente rendirnos y admitir que no sabemos, que tenemos miedo.

    No importa qué doloroso es tener que construir una máscara que nos distancie cada vez más, preferimos eso para mantener una imagen que nos dé la sensación de protección… Así, vamos ahogándonos cada vez más en palabras falsas, en actitudes falsas, en sentimientos falsos…

    Con el pasar de los años, un vacío frío y oscuro nos hace percibir que ya no sabemos dar ni pedir lo más precioso que tenemos para compartir… dulzura, comprensión…

    Sufrimos, nos sentimos solos, inmensamente tristes y lloramos calladamente antes de dormir. Los latidos gritan dentro nuestro por no tener el valor de mostrarnos a quienes más amamos.

    Porque, equivocadamente, aprendimos que es mejor atacar, acusar, criticar y juzgar, que simplemente decir: “estamos hiriéndonos… paremos ¡por favor!”

    Porque aprendimos que decir “eso es ser débil, es ser tonto,” es ser menos que el otro. Cuando, realmente, si actuáramos con el corazón, podríamos evitar tanto dolor, tanto dolor…

    Sugiero que nos permitamos explotar toda nuestra dulzura. Que consigamos no atraer el lamento, no contener la risa, no esconder tanto nuestro miedo y no querer parecer tan invencibles…

    Que consigamos no intentar controlar tanto, competir tanto….

    Que consigamos vivir dulcemente… sentir… AMAR…

    Y que en nuestro día a día seamos todo corazón, mucho más sentimiento, inundado de un amor transparente, a pesar de todo el riesgo que eso significa.

    Si QUIERES LOGRAR LO QUE AÚN NO HAS ALCANZADO
    TIENES QUE HACER LO QUE AÚN NO HAS INTENTADO

    ResponderEliminar
  2. Hace un año hiciste un amplio comentario a raiz de mi artículo EL CONCEPTO TIEMPO. No se por qué no lo vi en su momento. Hoy al releer lo he encontrado. MUY BUENAS REFLEXIONES LAS TUYAS. Me gustaría identificarte para poder enviarte una respuesta más amplia, como te mereces.

    Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar